Lo que gana uno lo pierde el otro

Ricardo Hepp

Ricardo Hepp

El representante del Lector tiene como función defender la voz del público, acoger cuestionamientos, críticas u objeciones para dar solución a los problemas que pueda originar la manera en que el diario presenta sus contenidos, velando siempre por que se cumplan los estándares éticos y profesionales del periodismo. El Representante del Lector se pronunciará sobre la base de los reclamos de los lectores o que por iniciativa propia considere que deben comentarse.
Para contactarse con el Representante del Lector puede enviar un mail a lector@latercera.com

NUEVAMENTE es el uso de vocablos importados en nuestro lenguaje escrito y oral lo que preocupa a varios lectores. Ya había ocurrido antes con el término “peak” (en horas “peak”). Ahora es “forward”. En este mismo espacio decía que los medios suelen recoger términos de otros idiomas porque los consideran más precisos que sus equivalentes en español. Y, así, con el tiempo, algunos de esos vocablos terminan aceptados y luego oficializados en el diccionario de la Lengua. Así ha ocurrido antes con palabras como “software” y “hardware”. 

El lector Juan Rivera Monardes sostiene que, a juzgar por el reiterado uso del término “forward”, éste no tardará en ser aceptado por la RAE. Indica que en un solo artículo de La Tercera aparece en cinco ocasiones: “...a un contrato forward de 2009”, “Saquemos nuestras propias conclusiones de qué significa este forward”, “ese forward no está firmado por el ex presidente Piñera”; y en “Preguntas Claves” del mismo artículo, dice: “El forward del fiscal” y “una operación de forward entre CB y un fondo relacionado a Bancard”. El lector agrega: “demasiados ‘forwards’ confunden la lectura y obligan al lector a consultar el diccionario inglés español para entender su asociación”.

Si bien el término “forward” es de uso cotidiano en el mundo de los negocios, en marzo de 2015 aterrizó de lleno en los medios escritos y audiovisuales de nuestro país, y hoy ya son muchos los periodistas que hablan con total propiedad de los contratos “forward”, lo que dificulta hacerle frente. El profesor Ignacio López Domínguez, de la Universidad Complutense de Madrid, define en el “Diccionario Económico” del diario “Expansión” lo que es un “forward”. Dice que es “un contrato a plazo o un acuerdo entre dos partes para comprar o vender un activo en cierto momento en el futuro, a un precio determinado hoy. Se trata de un acuerdo en firme. Es lo contrario a un contrato “spot” (otro anglicismo), donde las partes acuerdan comprar y vender inmediatamente”.

En los contratos “forward” lo que gana una parte lo pierde necesariamente la otra. Y, lo que hoy se investiga en Chile es si existieron contratos “forward” con precios conocidos de antemano, es decir, sabiendo quién perdía y quién ganaba.

Hay que recordar que ya hubo un “forward” en el diccionario, aunque desapareció en una edición más reciente. Decía: “Tecla de un aparato reproductor que hace que la cinta avance rápidamente”, e incluía un ejemplo: “si quieres oír la próxima canción aprieta el botón de forward para avanzar la casete”. Lo de “la casete” suena anticuado, pero ¿cuánto tardará el diccionario en acoger el “forward” que nos ocupa?”

El nieto fallecido

La Tercera publicó el 3 de marzo un artículo titulado “Documental de nieta de Allende relata los dolores y las alegrías de la familia”. En la bajada, el periodista señala: “El filme de Marcia Tambutti trae entrevistas con los miembros de la familia, incluyendo a su viuda y un fallecido ex nieto de Allende”. La lectora Gloria Frías dice que la figura de “ex nieto” no es posible. Piensa que hubo descuido en la redacción.

Es cierto: nunca se deja de ser nieto. Cuando muere un nieto se habla del nieto fallecido, pero jamás del “ex nieto”.

LO + VISTO

Busca actualizaciones cada5 minutos.

TEMAS DE DISCUSION

.

Comentar el blog

SIGUENOS TAMBIEN EN:
ACTUALIZA TU EXPLORADOR: