Cuando las cifras no cuadran

Ricardo Hepp

Ricardo Hepp

El representante del Lector tiene como función defender la voz del público, acoger cuestionamientos, críticas u objeciones para dar solución a los problemas que pueda originar la manera en que el diario presenta sus contenidos, velando siempre por que se cumplan los estándares éticos y profesionales del periodismo. El Representante del Lector se pronunciará sobre la base de los reclamos de los lectores o que por iniciativa propia considere que deben comentarse.
Para contactarse con el Representante del Lector puede enviar un mail a lector@latercera.com

EL LECTOR René Cerda Varela señala que en el cuerpo de Reportajes de La Tercera del domingo 31 de agosto se publica un artículo titulado “Viaje al fondo de Punta Peuco”, que contiene errores atribuidos a un informe del Ministerio de Justicia. El texto relata una visita de inspección que realizó el diputado Gabriel Silber a dicho penal y, en ese contexto, se comenta que el documento “(...) propone alternativas para aumentar la capacidad de Punta Peuco”. Una implicaba intervenir la sala de uso común del módulo 1 para construir seis habitaciones dobles, 12 plazas, a un costo de $ 7 mil millones; la otra, reacondicionar los 10 contenedores instalados en 2010, para ganar 20 plazas, a un valor de $ 32 mil millones (...). El lector indica que “hay algo que no me cuadra, porque si una casa de 2.000 UF cuesta poco más de 48 millones de pesos, ¿cómo podrían costar seis habitaciones siete mil millones de pesos? O, en la otra alternativa, la de acondicionar 10 contenedores, ¿cómo podrían costar 32 mil millones de pesos, lo que es igual a 3.200 millones de pesos por cada uno?”.

Se trata de un descuido evidente. Siempre es necesario revisar las cifras y releer el texto con atención para detectar errores. Cuando las cifras no cuadran en un texto periodístico, el conjunto pierde credibilidad e interés.

 

Asociados al Nobel

La falta de rigor molesta al lector J. Manuel Calvelo, que señala que el reportaje que publicó La Tercera el sábado 6 de septiembre, en la página 79, titulado “El futuro según cinco premios Nobel”, contiene un error. En el artículo aparecen las fotografías y las opiniones de cinco “premios Nobel de Economía”: George Akerlof, Paul Krugman, Robert M. Solow, Michael Spence y Joseph E. Stiglitz. El lector asegura que “el Premio Nobel de Economía no existe, porque Alfred Nobel nunca lo instituyó”.

Es cierto. Aunque esto no afecta el contenido central del artículo, el lector tiene razón. El Premio en Ciencias Económicas fue creado en 1968 por el Banco de Suecia, el más antiguo de los bancos centrales -para conmemorar los 300 años de su fundación- y comenzó a otorgarse un año después, en 1969, como “Premio de Economía en memoria de Alfred Nobel”. El galardón se entrega en octubre de cada año y el monto en dinero es igual al de los premios que confiere la Fundación Nobel. Ni más ni menos. 

Pero también existe otro galardón que se suele asociar al Nobel: el “Premio al Sustento Bien Ganado”, llamado también “Premio Nobel Alternativo” (en inglés “Right Livelihood Award”), que distingue a personas “que trabajan en la búsqueda y aplicación de soluciones para los cambios más urgentes que necesita el mundo actual”. Cabe recordar que en 1983 lo obtuvo el chileno Manfred Max-Neef, por “revitalizar las comunidades pequeñas y medianas, impulsando la autoconfianza y reforzando las raíces del pueblo”. Creó los principios de “Economía Descalza” y trabajó en la “Teoría del Desarrollo a Escala Humana”. Fue candidato presidencial en 1993 y rector de la Universidad Austral de Chile, de Valdivia. Los “Premios Nobel Alternativos” también buscan generar sintonía con los Nobel propiamente tales, porque se entregan un día antes que los premios originales.

LO + VISTO

Busca actualizaciones cada5 minutos.

TEMAS DE DISCUSION

.

Comentar el blog

SIGUENOS TAMBIEN EN:
ACTUALIZA TU EXPLORADOR: