latercera.cl

8 de noviembre de 2008

POLÍTICA

Amnistía Internacional critica condenas "tan livianas" contra militares chilenos vinculados con casos de DDHH

La secretaria general de la organización entregó a la Presidenta Bachelet un memorándum con recomendaciones para un mayor respeto de los derechos humanos.

AP


07/11/2008 - 13:57

Amnistía Internacional (AI) expresó decepción por las condenas "tan livianas" aplicadas a militares chilenos involucrados en violaciones a los derechos humanos, según declaró hoy la secretaria general Irene Khan.

La dirigente bengalí concluyó una visita de una semana al país, durante la cual se reunió con la Presidenta Michelle Bachelet.

Khan dijo que entregó a la Mandataria un memorándum con recomendaciones para un mayor respeto de los derechos humanos y en el que también se denuncian situaciones consideradas negativas por AI, como las reparaciones a las víctimas de las violaciones a los derechos humanos, consideradas insuficientes, y la marginación de los pueblos indígenas.

Más de 500 ex militares han sido condenados por los tribunales en Chile. El principal condenado, con penas confirmadas en última instancia ya por la Corte Suprema a unos 80 años de presidio, es el general (R) Manuel Contreras, quien tras el golpe militar de 1973 encabezó la policía secreta del régimen de Augusto Pinochet.

Contreras y otros altos ex jefes militares cumplen sus condenas en un penal enclavado en un recinto militar en mejores condiciones que los presos comunes.

"Estamos muy decepcionados sobre las sentencias tan livianas que han sido otorgadas por lo que son delitos de derechos humanos muy serios", afirmó Khan, quien consideró esa situación como "muy alarmante".

El director en Chile de Amnistía Internacional, Sergio Laurenti, agregó que también les preocupa la falta de cooperación de las fuerzas armadas en los procesos y en la aplicación por parte de algunos jueces de la media prescripción de los delitos imputados, lo que atenúa sus condenas.

AI abogó también ante el gobierno chileno por la anulación de la ley de amnistía de 1978, dictada por Pinochet para eliminar las violaciones a los derechos humanos cometidas en los primeros cinco años de su gobierno.

"Si es que Chile quiere espantar los fantasmas del pasado el gobierno debe tomar, y el Congreso debe también apoyar, medidas concretas e inmediatas para eliminar esta herencia del pasado", aseveró Khan.

Consideró, asimismo, que los pueblos indígenas, con los cuales se reunió en el norte y sur del país, son "severamente marginados en Chile".

Sostuvo que recomendaciones anteriores sobre la situación marginal de los indígenas no han sido consideradas o lo han sido en forma insuficiente. Criticó que los indígenas chilenos no sean reconocidos constitucionalmente, como el gobierno ha procurado, pero no ello no ha posible por el rechazo de la oposición de derecha.