latercera.cl

7 de mayo de 2008

MUNDO

Sector agropecuario argentino dice que Gobierno admite "errores" y le da "un día más" para negociar

Las partes involucradas resolvieron pasar a un “cuarto intermedio” para volver a discutir el tema de las retenciones a nivel técnico.


06/05/2008 - 22:14

Las patronales agropecuarias de Argentina se mostraron hoy dispuestas a conceder "un día más" al Gobierno para no retomar las protestas luego de asegurar que el jefe de gabinete, Alberto Fernández, admitió que hubo "errores" en el nuevo esquema de impuestos a las exportaciones de granos.

"El jefe de Gabinete admite que las retenciones (impuestos a la exportación) son un problema que el Gobierno está dispuesto a modificar. Reconoció que hay errores en el sistema de retenciones que deben ser corregidos", dijo el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, tras la reunión con Fernández.

Los dirigentes de la FAA, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA) coincidieron en que en la cita de hoy hubo "algunos avances", aunque persisten "muchas deudas" puesto que si bien "se tocó el tema" de los derechos de exportación a los granos, no se logró una resolución concreta al respecto.

Las partes resolvieron "pasar a un cuarto intermedio" para mañana volver a sentarse a discutir el tema de las retenciones a nivel técnico, por lo que las entidades agropecuarias recomendaron a sus representados esperar "en calma" los frutos de esa cita antes de resolver si retoman las protestas.

Buzzi remarcó a la prensa que "el Gobierno admitió que las retenciones hay que modificarlas" y que las autoridades de la Secretaría de Agricultura les explicarán mañana "cuánto y cómo" se harán esos cambios en los impuestos a las exportaciones de trigo, soja, maíz y girasol, que fueron el detonante de la histórica protesta del campo.

Sin embargo, horas más tarde el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, negó haber admitido a los agricultores que las retenciones son un problema.

"No sé por qué Buzzi dijo lo que dijo. Lo que sí tengo claro es que estamos en un estadio en donde nosotros tratamos de discutir sus problemas, pero lo único que me hablan es de las retenciones", dijo Fernández en declaraciones al canal de noticias C5N de Buenos Aires.

El ministro agregó que "es muy difícil" trabajar con "este tipo de amenazas declaradas" en alusión a las advertencias de los hombres del campo sobre la posibilidad de retomar las protestas.

Buzzi dijo que mañana también habrá una reunión con las autoridades del estatal Banco Nación para buscar una solución para los cerca de 5.000 productores que aún adeudan a esa entidad unos 800 millones de pesos (cerca de 250 millones de dólares).

Los productores agropecuarios realizaron durante tres semanas una huelga comercial con cortes de carreteras en demanda de una política agropecuaria integral y el levantamiento de un nuevo esquema de impuestos móviles a las exportaciones de granos.

La medida fue suspendida el pasado 2 de abril, por el plazo de un mes, para habilitar las negociaciones entre las entidades del campo y el Gobierno, que estuvieron plagadas de tensión, marchas y contramarchas.

El viernes pasado, los agricultores habían resuelto esperar hasta la reunión de hoy para ver si el Gobierno aceptaba discutir el tema de las retenciones o, de lo contrario, regresar a la huelga y a los bloqueos.

"Estoy seguro que la gente va esperar un día más la definición de este tema, que no puede prolongarse más. Precisamos esta señal para poder seguir adelante", dijo el titular de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, en alusión a los cientos de productores que permanecen al costado de las carreteras, en "estado de alerta y movilización".

Miguens recordó que los hombres del campo aún esperan que se concrete la promesa gubernamental de reabrir las exportaciones de trigo y que se comiencen a conceder los permisos para vender al exterior carne de vacuno luego de la reapertura del registro para colocaciones, concretada ayer.

Por su parte, Buzzi admitió que los productores no están comercializando granos, después de que el viernes último las cuatro entidades del campo recomendarán a sus afiliados enviar a los mercados lo mínimo indispensable de su producción.

"Los productores estamos con malestar, con preocupación, pero esperemos que en la reunión de mañana veamos una luz para hallar soluciones", dijo el titular de CRA, Mario Llambías, quien de todos modos aceptó que la de su sector "es una lucha larga que no se resuelve en una reunión".

Argentina es el primer exportador mundial de girasol, el segundo de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo, y ocupa también puestos de relevancia en el comercio global de derivados (aceites y harinas) de estos granos. 

EFE

 

EL DÍA