latercera.cl

8 de mayo de 2008

MUNDO

Demócratas recurren a la calculadora tras primarias de Indiana y Carolina del Norte

Es probable que el resultado de ayer precipite más pronunciamientos de superdelegados que aún se mantienen a la expectativa.


07/05/2008 - 09:19

Las victorias de Barack Obama en Carolina del Norte y de Hillary Clinton en Indiana han ocupado hoy a los demócratas con las calculadoras para discernir el balance de delegados a la Convención Nacional que designará el candidato presidencial de su partido.

En Carolina del Norte, el senador de Illinois, Obama, ganó con el 56 por ciento de los votos frente a 42 por ciento para la senadora de Nueva York, Clinton, quien en Indiana triunfó con el 52 por ciento de los votos.

Dado que el Partido Demócrata adjudica los delegados en proporción a los votos populares, la ventaja de 14 puntos de Obama en Carolina del Norte fue más productiva que la de apenas 2 puntos para Clinton en Indiana.

Para asegurarse la candidatura presidencial en las elecciones de noviembre, los aspirantes demócratas necesitan el respaldo de 2.025 delegados a la Convención Nacional que se celebrará del 25 al 28 de agosto en Denver.

Hasta esta mañana Obama ha ganado en las primarias y caucus 1.805 delegados y Clinton ha obtenido 1.684, aunque estas cifras pueden tener algunos ajustes menores cuando concluyan el escrutinio de votos por correo y otros detalles electorales.

Quedan por delante las primarias de Virginia Occidental, Kentucky, Oregón, Puerto Rico, Montana y Dakota del Sur con un total de 217 delegados en juego.

Pero la atención se torna más y más sobre los 804 "superdelegados", que no son elegidos por los votantes sino que participan en la Convención en virtud de sus puestos dentro del Partido Demócrata. Es decir, los políticos profesionales en la maquinaria partidista.

El resultado de las primarias de ayer probablemente precipite más pronunciamientos de los superdelegados que, en su mayoría, se mantienen a la expectativa.

Hasta esta mañana, 271 superdelegados han declarado su respaldo por Clinton y 256 por Obama, pero las reglas del Partido permiten que cambien sus lealtades según su criterio sobre cuál de los candidatos tiene más probabilidades de ganar la contienda presidencial.

Aunque la senadora Clinton ganara el 60 por ciento de los delegados electos, esto es unos 130 más, todavía tendría que asegurarse la lealtad de la mayoría de los más de 270 superdelegados no comprometidos.
EFE

EL DÍA