latercera.cl

31 de mayo de 2008

MUNDO

Hillary Clinton cierra campaña en Puerto Rico

Un triunfo el domingo en Puerto Rico significa la obtención de 55 delegados, y ni Clinton ni Barack Obama han perdido tiempo en tratar de convencer a los boricuas.


30/05/2008 - 22:49

Como si los números no la perjudicaran, Hillary Clinton participó el viernes en un festivo cierre de campaña en el casco antiguo de la capital puertorriqueña, en el que se confundió en abrazos con políticos locales y demás asistentes, y bailó al ritmo del reggaetón.

"Este es el momento de Puerto Rico. Esta es la oportunidad de Puerto Rico", dijo Clinton ante más de un millar de personas que la esperaron durante más de dos horas, debido a que su vuelo se atrasó. Su discurso duró casi 10 minutos.

"Trabajaré con sus alcaldes, trabajaré con sus legisladores y con otros funcionarios electos para asegurarme que Puerto Rico reciba la ayuda que necesita", manifestó, al tiempo que prometió igualar las ayudas federales que recibe la isla territorio de Estados Unidos con las que se destinan a los demás 50 estados en temas de salud, educación y empleo.

Dijo que trabajará "desde el día 1" para asegurarse que el status político de Puerto Rico, un territorio no incorporado a EEUU desde 1898, se resuelva durante sus primeros cuatro años de mandato. "Este es momento de Puerto Rico. Han esperado bastante", expresó.

Un triunfo el domingo en Puerto Rico supone cargar con 55 delegados y ni Clinton ni su contrincante, el senador por Illinois Barack Obama han perdido tiempo en tratar de convencer a los puertorriqueños. La senadora estuvo varios días en la isla el fin de semana pasado y regresó para asegurar votos. Obama estuvo un día la semana pasada.

Pese a que para Obama y para algunos demócratas la competencia primarista ya se acabó por la ventaja de casi 200 delegados que tiene el senador, Clinton y los políticos puertorriqueños que la favorecen han hecho lo imposible por ganar el apoyo de los boricuas que votarán en la primaria del 1 de junio.

Y además del reggaetón, pegajoso ritmo creado en la isla y que ha recorrido el mundo, la llevarán en una campaña "al estilo criollo", con un caravana de automóviles y música tropical a todo volumen, con eslogans de campaña por la isla durante el fin de semana.

La esperanza de los demócratas boricuas con Clinton es que el Partido Demócrata decida en una reunión el sábado que sí se contarán los votos de los estados de Michigan y Florida, descalificados luego de que adelantaran sus primarias, y donde Clinton resultó favorecida.

Durante el cierre de campaña en Puerto Rico, un simpatizante levantaba constantemente una pancarta con el mensaje: "La fe es creer pese a la evidencia y luego ver cómo la evidencia cambia".

Entre el público también había estadounidenses. Clinton agradeció a aquellos que viajaron de Nueva York a Puerto Rico para apoyarla.

Los puertorriqueños que salgan a votar el domingo por Hillary Clinton o Barack Obama en la primaria demócrata, lo harán conscientes de que en noviembre no podrán votarle para que derrote al republicano John McCain en las elecciones presidenciales.

Aunque los partidos Demócrata y Republicano permiten el voto boricua en los procesos primaristas, Puerto Rico no puede participar en la elección general para escoger al presidente y al vicepresidente porque no es un estado de Estados Unidos.

Esa realidad política ha levantado, una vez más, los dilemas del estatus político, el voto presidencial y la importancia que otorgan o no los partidos estadounidenses a la isla, territorio de Estados Unidos desde 1898.

EL DÍA