latercera.cl

12 de junio de 2008

MUNDO

Estupor en Italia por clínica que realizaba tratamientos innecesarios en sus pacientes

Bautizada como "la clínica de los horrores", el centro hospitalario se dedicaba a inventar enfermedades entre sus pacientes para obtener mayores ganancias.

DPA


11/06/2008 - 10:05

Impacto causó en Italia el descubrimiento de una clínica privada que se dedicaba a realizar tratamientos innecesarios a los enfermos. Tumores inventados, amputaciones innecesarias de pechos y de lóbulos pulmonares forman parte de los macabros detalles han salido a la luz sobre la clínica Santa Rita en Milán.

Denominada como "La clínica de los horrores" por medios como el "Corriere della Sera", todos los italianos están en shock por la masacre que allí se cometía.

Hasta ahora 14 médicos de la sección de cirugía, así como el dueño, un notario de Sicilia, han sido detenidos. Doce están en arresto domiciliario y son acusados de enriquecerse con US$ 3,8 millones por operaciones innecesarias a pacientes a los que engañaban. Dos de los médicos son sospechosos de homicio en al menos cinco casos, así como de severos daños corporales en 86 casos.

Además, la fiscalía investiga otras 20 muertes en la clínica, muchas de personas mayores que sin motivo real fueron sometidas a intervenciones y que murieron en la mesa de operaciones. "No todo el mundo tiene que llegar a los 120 años, ¿no?", bromea uno de los médicos en una conversación telefónica grabada en alusión a un hombre de 80 años que sufrió un infarto en una de las operaciones.

Por su parte, los ex pacientes están sin habla. A un hombre de 64 años que se dirigió a la clínica por problemas en la vejiga, se le extirpó un lóbulo del pulmón en una "operación de emergencia" porque los médicos vieron una sombra en la radiografía. Los cirujanos ni siquiera esperaron los resultados del laboratorio, que certificaron que se trataba de un tumor benigno.

Otro italiano de 54 años sufrió un tratamiento similar, pese a que sufría de un problema vertebral. Sin embargo, salió del hospital sin su lóbulo pulmonar. Un análisis posterior demostró que la operación no era necesaria. "¡Es un carnicero! ¡Lo voy a denunciar!", afirmó la víctima sobre el cirujano Paolo Brega Massone, uno de los principales acusados y que podría ser condenado a cadena perpetua.

Los investigadores descubrieron el fraude en la clínica de 276 camas mediante rastreo telefónico.

EL DÍA