latercera.cl

2 de julio de 2008

MUNDO

Bachelet acepta mediar entre García y Morales tras petición de ambos países

En su calidad de presidenta de Unasur, el tema fue planteado personalmente a la Mandataria ayer en Tucumán por Evo Morales y, a su turno, por el canciller peruano.

José Miguel Wilson, enviado especial a San Miguel de Tucumán


02/07/2008 - 07:48

"Quiero hacer una reunión cortita", repetía ayer la Presidenta Michelle Bachelet al término de la cumbre de Mercosur, en San Miguel de Tucumán, Argentina, intentando convencer a los otros mandatarios a quedarse algunos minutos para un encuentro informal de la Unión de Naciones Sudamericanas, Unasur.

La apuesta de la Mandataria, quien ejerce desde junio la presidencia temporal de Unasur, era lograr un nuevo mandato para encontrar un secretario ejecutivo del grupo, luego de que el gobierno de Perú, encabezado por Alan García, vetara la designación del estrecho asesor de Evo Morales, Pablo Solón (apoyado por Chile).

La caída de Solón, en todo caso, era sólo un coletazo del conflicto que tiene envueltos a Morales y García, quien ayer enfrentó con dureza a su par boliviano, luego de que Morales instara a las organizaciones sociales peruanas a oponerse a la instalación de una base militar norteamericana en ese país.

La tensión entre ambos venía siendo seguida con atención por Santiago. Pero ayer, consultada por el clima entre García y Morales, Bachelet manifestó que "Unasur va a prestar sus mejores oficios en todas las situaciones en las que los presidentes lo deseen y lo planteen, en todas las situaciones de tensión que puedan existir en nuestra región".

Sin embargo, la decisión en La Moneda es mostrarse cautelosos, a la espera de que los gobiernos de La Paz y Lima se pronuncien públicamente a favor de una mediación chilena.

La cautela de Santiago se explica también porque se trata de un conflicto que involucra a los dos países con los que La Moneda tiene relaciones complejas. Mientras Lima presentó una demanda limítrofe ante la Corte Internacional de Justicia, Chile mantiene con La Paz una negociación por su demanda de acceso al Océano Pacífico.

En Chile sostienen que el deterioro progresivo de la relación entre García y Morales -que se arrastra desde el año pasado, cuando Bolivia rechazó que la Comunidad Andina negocie un TLC con la Unión Europea- ha tenido efectos para el diálogo marítimo entre Chile y Bolivia.

Según dicen en Santiago, en La Paz están convencidos de que Perú no dará su visto bueno -como se requiere por los tratados suscritos- a un corredor con soberanía al norte de Arica para acceder al mar. Esto, dicen, quedó claro con la demanda limítrofe ante La Haya. Así, La Paz se ha abierto a conversar sobre un enclave costero, aunque sin dar por desechada la formula del corredor.


EL DÍA