latercera.cl

3 de agosto de 2008

MUNDO

Eduardo Duhalde: "Kirchner cometió un error al elegir para Presidente a una persona sin experiencia"

El ex mandatario argentino apunta todos sus dardos contra Néstor Kirchner como el gran responsable de los problemas que enfrenta su país y el gobierno de su esposa.

Natasha Niebieskikwiat, Buenos Aires


02/08/2008 - 04:00

En medio de la peor crisis que ha enfrentado Argentina en los últimos años, Eduardo Duhalde tomó dos decisiones que fueron trascendentes para el país.
En 2001 decidió ocupar la Presidencia del país tras el vació dejado por la renuncia de Fernando de la Rúa y una rotativa de gobernante interinos que duraron apenas unos días en el cargo. Y en 2003, ya desde la Casa Rosada, apoyó al entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, para que fuese
su sucesor, derrotando en los hechos a Carlos Menem.

Pero las buenas migas entre el ex Presidente, ex senador, ex gobernador y ex Vicepresidente con Kirchner no duraron y en 2005 estalló una nueva batalla política entre ambos dirigentes en la que el derrotado fue Duhalde, quien se marginó temporalmente de la contingencia política y lo hizo
refugiándose en la presidencia de Mercosur. Sólo este año, con motivo de la llamada crisis del agro, gatillada por el aumento del impuesto a las exportaciones de granos, Eduardo Duhalde volvió a surgir como un referente del peronismo no kirchnerista.

En esta entrevista el ex gobernante apunta todos sus dardos contra Néstor Kirchner como el gran responsable de los problemas que enfrenta Argentina y el gobierno de su esposa, asegura que Cristina Fernández no tenía la experiencia necesaria para asumir la jefatura de Estado y sostiene que Lula es el mejor presidente sudamericano y que la dirigencia argentina es de una "mediocridad absoluta", al nivel de Paraguay. Duhalde habló con La Tercera, tras semanas de silencio.

¿Cómo hemos quedado en el mundo después de la última crisis del campo?

En realidad, sufrimos una crisis absolutamente innecesaria. No tiene ninguna explicación racional, y todavía estamos, a pesar de las votaciones en el Congreso y de que fueran suspendidas las medidas (la retenciones móviles) seguimos con problemas. Evidentemente, el gobierno está en contra del campo, porque las razones que se explicitan son ridículas. Eso de hablar de la oligarquía y otras cosas pertenecen a un lenguaje de los cuarenta. En la Argentina, la división de la tierra se hizo con el cógido civil. No se entienden las razones expuestas, que no tienen sentido. No se hicieron para la redistribución, como se explica. Y por el contrario un campo en crecimiento y que paga impuestos elevados como paga, igualmente, como es muy competitivo, ya redistribuía muy bien en todos los pueblitos del interior. Mucho mejor, incluso, que el Estado nacional. Es una crisis entonces inexplicable y que le ha ocasionado al gobierno una baja de la consideración pública muy notoria.

La crisis a su vez ha dañado mucho al Partido Justicialista, e incluso se habla de la necesidad de apartar a Néstor Kirchner de la conducción del partido.

Sí. Se encuentra dividido porque un sector muy amplio no está de acuerdo con esta manera tan agresiva de conducción, que no sólo se dirige al campo sino también a otros actores sociales. Ya ni siquiera recordamos porque se pelearon en forma definitiva con la Iglesia. En el caso mío tampoco está claro porqué se pelearon, porque no había ningún inconveniente. Y así, con distintos sectores de la vida nacional. Entonces, hay un elevado porcentaje del justicialismo que no está de acuerdo. En cuanto a Kirchner la única forma de desplazarlo será cuando haya otra elección del dentro del justicialismo y votar otra lista. O el año que viene cuando se elijan los cargos electivos, que haya concurso interno.

¿Y cómo se ve en esa pelea? Se considera a usted al frente de un espacio interno político.

En realidad, mi mejor rol no es el de ocupar cargo, sino tratar de que mi partido, en particular, se vaya constituyendo en un partido serio, con internas, con equipos técnicos que se vayan preparando y fogueando. Y es interesante que haya otros partidos, sobre todo la Unión Cívica Radical, que es el más tradicional y tiene estructura, logre una reorganización. La democracia necesita alternancia. . Entonces, lo deseable es que haya una alternativa con estructura seria, que posibilite la gobernabilidad.

De todas maneras, ¿Se ve en la oposición?.

No, para nada. Soy opositor, dentro del partido, pero no opositor a favor de otra fuerza política.

Se refirió al momento en que los Kirchner "se pelean con usted" ¿cómo se produjo?

Sí, fue en el 2005, cuando mi esposa decidió ser candidata a senadora y se enoja mucho la actual presidenta y dice que era un complot. Simplmente porque se presentaba por el partido en el que estabamos (Hilda "Chiche" Duhalde por el PJ) y ella por otro partido (Cristina Kirchner por el Frente para la Victoria).

¿Nunca más se hablaron?

Desde ese momento no.

¿Qué tiene para decir sobre las acusaciones de funcionarios kirchneristas, como Luis D'Elía, que lo acusan a como la cabeza de un complot contra el gobierno?

¡No son serias! Y todas esas cosas la Justicia ya las desestimó. Son cosas que intentan asustar a la gente, para que tengan en la mente las imágenes de 2001. Pero estamos ante un país muy distinto. Y el gobierno tiene casi tanto apoyo como un partido de la oposición.

¿Qué aciertos y qué errores le achaca al modelo económico de este gobierno?

El acierto económico ya lo dije anteriormente es el de que a partir de su experiencia se quedó con todo el equipo que yo había formado. Y eso no es poca cosa, porque por lo general, los que asumen nuevos gobiernos quieren venir con su gente. Y yo tenía un equipo muy experimentado y aún hoy el 60%
de la estructura tiene que ver con el equipo que yo había formado. Sobre todo hablo de Roberto Lavagna (ex Economía) El peor error de Kirchner fue cuando decide ser él el ministro de Economía y despide a Lavagna. Ese fue un error grosero. El segundo, que ya no es grave, sino histórico, fue elegir para presidente a una persona que no tenía experiencia de en función de gobierno (por Cristina).

¿Y cómo ve el manejo que tuvieron de la política exterior? En particular el manejo con Chile de la crisis del gas.

Al igual que con Uruguay y al igual que la política interna: agresiva, y que en lugar de resolverlo en reuniones privadas se resolvió a través de los medios. Así manejan la política internacional.

Antes de ser kirchnerista, Sergio Massa fue uno de sus hombres, ¿qué opina de su nombramiento en la jefatura de Gabinete?

Sergio Massa es el dirigente joven más capaz. Yo lo veía como un futuro presidente. Espero que no le suceda lo que a otros jóvenes, que entran a una picadora de carne.

¿Habló con Alberto Fernández tras su renuncia?

Sí, le hablé después de que lo despidieron.

¿Cómo que lo despidieron?

...

¿Hay alguna posibilidad de que ustedes dos se acerquen en lo político?

No creo, porque yo no estoy en ningún proyecto estrictamente político, sino en lo que considero más importante para el día de mañana, que es ir preparando a una clase política que se incorpore a cualquier partido. No importa cuál. Pero que tenga claro que sin una revolución del desarrollo en
argentina, es muy difícil lograr los objetivos que todos se proponen, que es incorporar a millones y millones de personas que han quedado afuera del sistema . y eso se logra con una revolución del del desarrollo. Chile es un ejemplo. Brasil es otro. Pero desgraciadamente, a nivel superestructural, nuestra dirigencia es de una mediocridad absoluta. Estamos lejos de brasil, de chile y de uruguay, inclusive. Estamos al nivel de Paraguay y es muy difícil. Y sin gestión no hay posibilidad de ir mejorando la situación por más que se tenga un tiempo más el creciemiento económico. El error central de Kirchenr es creer que el crecimiento es para siempre, sin advertir que es el rebote de una devaluación, que cuando el rebote estaba por caer hubo otro más por el aumento del precio de los commodities. Tenemos ventajas envidiables en la argentina. Pero no hay ideas de desarrollo en la Argentina. Está todo pensado para hoy, y desgraciadamente para atrás.

¿Qué piensa de mantener el gobierno a figuras como Julio de Vido y Guillermo Moreno?

Lo veo muy negativo porque ambos son buenos funcionarios para ejecutar órdenes que les solicitan, por supuesto con un estilo muy malo en el caso de Moreno. Pero no es Moreno. En realidad es el gobierno el que manda a hacer eso. Es distinton el caso de De Vido, que es un hombre de otro trato y de otras formas aunque también hacen lo que el gobierno les pide. Todo lo que hacen es porque el gobierno se los solicita que hagan.

En plena crisis del campo estuvo con Lula en Brasil. ¿De qué hablaron?

Lula es sin dudas el mejor Presidente sudamericano. Es un hombre de una clarísima inteligencia. Y un hombre apegado absolutamente al funcionamiento del sistema democrático. Es el equilibrio de la región. Que ni Chile ni Uruguay necesitan, pero sí otros. Estuvimos hablando de esto. Del desarrollo. Estuve con sus ministros. Acá en cambio pareciera que el éxito es una mala palabra. Cuando tuve que devaluar la moneda, dijeron que lo hacía para las grandes empresas, que no era así. Ahí se beneficiaron sobre todo los que se habían financiado en la Argentina y no en el exterior. Y hoy digo lo mismo que entonces. Imbécil es el presidente que no quiere a sus grandes empresas. Ahora lo que estamos logrando, con el maltrato o el destrato, es que se vayan a Brasil.

¿Se entusiasma con el frente que busca armar Mauricio Macri con figuras incluso del justicialismo?

Todos los partidos quieren tener la partidos quieren tener la pata peronista. Lo que creo es que en Argentina se han demonizado las estrucutras, producto de un análisis muy superficial. Los partidos son estructuras. Aquí a la estructura se la llama aparato. Se lo desmerece, sin advertir que, sin estructura es muy difícil gobernar. Por eso, si yo pudiera, ayudaría a que el otro partido con estructura, la Unión Cívica Radical, pueda recuperarse, porque habría entonces una alternativa seria, que ha gobernado provincias, que ha gobernado el país. La irrupción de Cobos ahora me hace albergar la esperanza de que la Unión Civica Radical pueda reamarse en torno a una figura. Estoy convencido de que los radicales, que hace 30 o 40 años no sabían a quién votar y votaban a cualquiera, ahora están mirándolo con simpatía. Lo demás, son aves de paso.

¿Está llamando a Macri "ave de paso"?

No. Digo que sin Macri, el PRO no existe. Sin Macri no es nada.

¿Qué le recomendaría al Gobierno, ahora?

Que respete al campo. El desplante a la sociedad rural, pedirle a los gobiernadores que bajen los estantes, es un acto de chiquilines, no serio y que demuestra que se sigue con ese pensamiento absurdo de atacar a lo que hay que ayudar para poder recuperarnos más.

¿Cómo ve las críticas al funcionamiento presidencial y a las críticas que aseguran que es el quien toma decisiones y no ella?

Durante la campaña yo decía, "en todo caso que el candidato sea Kirchner". Elegir a una persona sin experiencia es un error histórico. Es lo mismo que si yo hubiese elegido en 2003 a una persona que no haya sido gobernador.Kirchner no era amigo mío. Pero considerá que tenía que ser una persona con experiencia en gestión. No se puede gobernar en tiempos de crisis con personas que no tienen experiencia, por lo tanto el que tiene que tomar decisiones es él. Y ella no puede gobernador sin él, no tiene ninguna posibilidad.

¿Se arrepiente de la decisión?

Si se repitieran las mismas circunstancias históricas como esa volvería a actuar de la misma manera. Se lo ofrecí a Carlos Reutemann, a Felipe Solá.
Se presentaron tres, dos ya habían sido y la gente quería algo nueve. No me arrepiento. Tenía la misma sensación que los argentinos en aquel momento.... El quiso gobernador la argentina como lo hizo en Santa Cruz. Yo lo que creo es que Kirchner sufrió un deterioro lento por la forma de gobernar y que llegó un momento en el que psiquicamente quedó mal.  No se puede hacer lo que hacía él. Como presidente, todo todo lo hacía él. El decía, mirá que la carrera es larga y no hay cuerpo que aguante. Ese estilo. Se mete en todo. Y eso lo va agotando. Lo va poniendo mal. Y yo creo seriamente que entró en un desgaste psíquico muy grande por eso.

¿Se ha reconciliado con Carlos Menem y cómo se lleva con Rodriguez Saá?

Yo no me peleo con nadie. Pienso diferente, pero con Menem fue una confrontación de ideas sobre la salidad de la paridad cambiaria. Yo decía que había que salir de ella. Por los Rodriguez Saá yo tengo aprecio.


EL DÍA