latercera.cl

5 de agosto de 2008

MUNDO

Bush llega en visita oficial a Corea del Sur en medio de protestas

El Mandatario pondrá énfasis en la necesidad de verificar la información aportada por esa nación sobre su potencial nuclear. En tanto, miles de surcoreanos se manifestaron contra la importación de vacuno, preocupados por el mal de las vacas locas.

EFE


05/08/2008 - 02:44

El Presidente de EEUU, George W. Bush, llegó hoy a una capital surcoreana tomada por la Policía, donde hará énfasis una vez más en la necesidad de verificar la información aportada por Corea del Norte sobre su potencial nuclear.

Bush y su esposa Laura fueron recibidos en el aeropuerto por el primer ministro surcoreano, Hang Seungsoo, mientras en el centro de la ciudad manifestantes protestaban contra su visita y simpatizantes conservadores le daban la bienvenida en una marcha paralela.

La visita de Bush a Corea del Sur es oficialmente de dos días de duración, aunque el Presidente apenas estará 20 horas en el país asiático y su programa oficial no comenzará hasta mañana, miércoles.

Tras un acto oficial de bienvenida en la Casa Presidencial surcoreana, Bush se reunirá mañana con su homólogo surcoreano, el proestadounidense Lee Myungbak, con el que tratará además la apertura de este país a las importaciones de vacuno de EEUU, que ha provocado una gran agitación entre la opinión pública.

Después de esta reunión y de la rueda de prensa conjunta, Bush y su esposa Laura participarán en un almuerzo oficial con Lee y su mujer, y posteriormente el mandatario norteamericano se desplazará a una base estadounidense cercana a Seúl.

Preocupados por el mal de las vacas locas, miles de surcoreanos se concentraron hoy en el centro de Seúl para protestar contra la importación de vacuno y contra Bush, en la última de una larga sucesión de manifestaciones que comenzó en mayo y llegó a concentrar en alguna ocasión a cientos de miles de personas.

La llegada de Bush también reunió a miles de simpatizantes de tendencia conservadora frente al Ayuntamiento de Seúl, que esperaron la llegada del líder estadounidente cantando canciones cristianas y agitando banderitas de EEUU y Corea del Sur.

Bush se despide en esta tercera y última visita a Corea del Sur de su presidencia, con Corea del Norte en lo más alto de su agenda regional.

Hasta ahora el diálogo a seis bandas entre ambas Coreas, Rusia, China, Japón y EEUU y el empeño de Bush han logrado que Pyongyang haya derribado la torre de refrigeración de la central de Yongbyon y que haya entregado un informe pormenorizado sobre gran parte de sus programas.

En una entrevista concedida a la televisión surcoreana KBS antes de iniciar su gira asiática, que lo llevará también a Tailandia y a los Juegos Olímpicos de Pekín, Bush amenazó a Pyongyang con interrumpir el proceso de retirar Corea del Norte de la lista de países terroristas.

El régimen totalitario deberá acceder antes del 11 de agosto a un protocolo para verificar que la información que ha entregado hasta ahora es cierta si desea los beneficios de verse fuera de esa lista.

 


EL DÍA