latercera.cl

6 de agosto de 2008

MUNDO

Sumario de caso McCann revela errores de la Policía

Los documentos, publicados hoy por la prensa, recogen las fallidas presiones de la policía lusa en los interrogatorios realizados a los padres de la menor.

Agencias


05/08/2008 - 16:14

Las acusaciones contra Kate y Gerry McCann acerca de su posible papel en la desaparición de su hija Madeleine se basaron en evidencias no concluyentes, según señala la documentación del caso hecha pública y que hoy publica la prensa.

El secreto de sumario se levantó dos semanas después de que el caso fuera cerrado por falta de pruebas tras 14 meses de investigaciones.

Los archivos incluyen correspondencia acerca de las muestras de ADN tomadas en el vehículo de alquiler de los McCann en la localidad turística de Praia da Luz, donde Madeleine desapareció el 3 de mayo de 2007 cuando estaba a punto de cumplir cuatro años.

Los McCann fueron considerados sospechosos en base a estas muestras, pero el reporte insiste en que los exámenes de un laboratorio de Gran Bretaña no ratificaron las sospechas y citan a un científico inglés que señala que no hay ninguna seguridad de que esos restos correspondieran a Madeleine.

El sumario también recoge las fallidas presiones de la policía lusa en los interrogatorios realizados en septiembre a los padres para intentar que confesaran, haciéndoles pensar que sí tenían pruebas sobre la ocultación y el traslado del cadáver de la niña.

El Ministerio Fiscal exonera también a los padres de una posible negligencia delictiva por dejar solos, en un apartamento de vacaciones del sur de Portugal, a Madeleine, de 3 años, y sus otros dos hijos gemelos, de 2 años, la noche en que la niña desapareció mientras la pareja cenaba en un restaurante cercano.

Los padres ya tienen una "pesada pena" sobre ellos por el "descuido" de dejar a los niños sin vigilancia y protección, afirma el informe, en el que se lamenta no haber podido hacer la reconstrucción de los hechos por la negativa a volver a Portugal de los amigos que acompañaban a los McCann en sus vacaciones.

Los documentos incluyen más de 50 dossiers con más de 30.000 páginas, que incluyen, entre otras cosas, el testimonio de unos 700 testigos y los protocolos de las declaraciones de los padres.

La policía portuguesa primero siguió la pista de una desaparición, pero con el tiempo señaló que lo más probable es que la niña estuviera muerta, aunque admitió desconocer las circunstancias en que se produjo su supuesto deceso. Junto con los McCann quedó libre de cargos otro sospechoso, el británico Robert Murat.

El caso Madeleine dio la vuelta al mundo por la campaña de publicidad que iniciaron sus padres en un intento por hallarla. Los detectives privados españoles contratados por los McCann están estudiando ahora los documentos para encontrar pruebas para su propia investigación.

El sumario, hecho público por la Procuraduría (fiscalía) de la ciudad de Portimao, en el sur del país, recoge los informes de la policía, el Ministerio Público y los especialistas del caso, que entre otras diligencias, interrogaron a más de setecientas personas.

La investigación fue dirigida por los fiscales Joao Melchior Gomes y José de Magalhaes Menezes, cuya conclusión es la total falta de pruebas sobre el destino de la niña.

El ex inspector jefe del caso Madeleine, Gonçalo Amaral, apartado de la investigación en octubre pasado, un mes después de que los padres fueran declarados sospechosos en la desaparición de la niña, publicó un libro hace dos semanas en el que considera probado que Madeleine murió y acusa a los padres de ocultar el cuerpo.

RETRATOS DE SOSPECHOSOS

Tras la divulgación del sumario del caso, las autoridades portuguesas dieron a conocer también las imágenes de los sospechosos del secuestro de la menor. Los retratos robóticos reavivaron las críticas de la prensa británica a la policía portuguesa. "Las imágenes podrían haber desempeñado un papel vital en ayudar a eliminar sospechosos o impedir a cualquier raptor que abandonase el país con Madeleine", señaló el diario londinense The Daily Telegraph. En tanto el The Guardian afirmó que "las autoridades tomaron la decisión de no hacer circular las imágenes, a pesar de que podrían haber ayudado a su búsqueda", según informó el diario español El Mundo.

Trascendió que los retratos robot fueron hechos tres días después de la desaparición de la niña, en mayo de 2007, mediante el testimonio de testigos. Sin embargo, la policía declinó utilizarlos y no se hicieron públicos.


EL DÍA