latercera.cl

21 de agosto de 2008

MUNDO

Siguen combates en guerra no declarada entre Rusia y Georgia

Las milicias se enfrentaron por segunda madrugada consecutiva. Según el gobierno georgiano, las fuerzas rusas habrían atacado tres bases militares georgianas.

Agencias


09/08/2008 - 03:56

Aviones rusos atacaron hoy objetivos en las ciudades georgianas de Kutaisi, Poti y Gori, causando varios muertos, informaron los medios georgianos.

En Kutaisi fue atacado el aeródromo de Kopitnari, donde perecieron dos personas, comunicó la emisora Imedi.

En Poti, cuyo puerto fue bombardeado por tercera vez en estos días, por el momento se desconoce si hay víctimas, según la misma fuente.

En Gori, situado a unos 20 kilómetros de la zona de conflicto en la separatista Osetia del Sur, el blanco de los aviones rusos fue una antena de telecomunicaciones, comunicó el Ministerio de Interior, que dijo no disponer de información sobre víctimas.

La parte rusa sigue sin confirmar ni desmentir las denuncias georgianas sobre los ataques aéreos.

Entre tanto, esta madrugada en la capital georgiana, Tiflis, comenzó la evacuación de instituciones estratégicas, incluida la presidencia y el ministerio de Defensa.

También comenzó la evacuación de las barriadas adyacentes a los edificios estratégicos, cuyos habitantes han sido llamados a  pasar la noche en el metro, que sirve de refugio antiaéreo.

La gente, entre la que se ve cada vez más reservistas uniformados, comenta airadamente las últimas noticias y los diarios parecen haber multiplicado las ventas.

En la prensa, que considera el conflicto como "una guerra contra Rusia", abundan los llamamientos a "movilizarse", al "coraje" y a la "paciencia y esperanza hasta que la comunidad internacional no cese este derramamiento de sangre y acuda en nuestra ayuda".

El diario "Rezonans", entre tanto, se pregunta "hasta qué punto las autoridades georgianas calcularon las consecuencias y habían coordinado sus acciones con sus socios extranjeros".

"Confiamos en que Estados Unidos y Europa no permitirán que Rusia convierta a Georgia en un polígono similar a Chechenia", concluye.

Intensos enfrentamientos se realizaron por segunda madrugada consecutiva el sábado, en la región separatista de Osetia, de acuerdo con diversos reportes. El ministerio del interior de Georgia afirmó que Rusia atacó tres bases militares e instalaciones cruciales para el envío de petróleo a occidente.

El portavoz del ministerio, Shota Utiashvili, dijo que la base militar de Vaziani, a las afueras de la capital georgiana, fue bombardeada por cazas durante la noche. Añadió que varias bombas cayeron en la zona del oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan.

Utiashvili informó que otras dos bases militares georgianas fueron atacadas, y que los aviones bombardearon el puerto de Poti, frente al Mar Negro. En esa ciudad portuaria hay una gran instalación de embarque de petróleo.

Utiashvili dijo que aparentemente hubo muchas víctimas y daños en los ataques, pero añadió que los detalles no se conocerían sino hasta la mañana.

Tras varios meses de tensión, la pugna entre Georgia y Rusia por el control de Osetia del Sur estalló y amenaza con convertirse en el peor conflicto desde que la provincia ganó la independencia de facto en una guerra contra Georgia que terminó en 1992.

ANTECEDENTES

En la mañana de ayer las fuerzas georgianas se enfrentaron con las rusas, luego de que éstas ingresaran en la capital de la región separatista.

Los cruentos combates en Tsjinvali han dejado centenares de muertos. "Han muerto unas 1.400 personas. Este es el tercer genocidio del pueblo oseta cometido por Georgia", aseguró Eduard Kokoiti, líder separatista, a la agencia rusa Interfax.

El gobierno de Osetia del Sur, que reclama su independencia de Georgia y su unificación con Osetia del Norte, advirtió que en los ataques fueron destruidos hospitales, escuelas, universidades y viviendas. "Todo fue destruido. Dispararon contra las casas, los hospitales. Todos los sitios de la ciudad están en llamas, escuelas, universidad, ministerios, parlamento", dijo el vocero Inal Pliev. Las fuerzas de Osetia del Sur "controlan" Tskhinvali, señaló la vocera del gobierno sudoseto, Irina Gogloieva, contradiciendo afirmaciones previas del presidente georgiano, quien afirmó que la capital sudoseta estaba en manos de militares del gobierno central.

En tanto, miles de civiles huyeron la de zona de enfrentamientos con dirección a Rusia. Unos 140 autobuses con refugiados llegaron a Osetia del Norte, confirmó la agencia rusa Interfax citando a las autoridades locales, que agregaron que se prevén muchos más arribos. "La sede local del Alto Comisionado fue informada por responsables rusos en la frontera que desde anoche miles de personas entraron a Osetia del Norte, Rusia", señaló Michelle Montas.

Horas antes, durante una reunión con el Consejo de Seguridad del país, el Presidente ruso, Dmitri Medvédev, afirmó que no permitirá la "muerte impune" de los ciudadanos rusos y advirtió de que los culpables serán castigados. "No permitiremos la muerte impune de nuestros compatriotas. Los culpables recibirán el merecido castigo", señaló Medvédev, citado por la agencia oficial ItarTass, en su primera declaración tras el estallido de los combates en Osetia del Sur.

El jefe del Kremlin, que convocó una reunión urgente del Consejo de Seguridad para abordar la situación en la separatista región georgiana de Osetia del Sur, dijo que la Constitución le obliga "a defender la vida y la dignidad de los ciudadanos rusos estén donde estén".

"Las tropas georgianas cometieron en Osetia del Sur un acto de agresión contra las tropas rusas de paz y la población civil", señaló. El líder ruso subrayó que Rusia, "históricamente fue y es" garante de la seguridad de los pueblos del Cáucaso. "Las acciones de la parte georgiana han causado víctimas, entre ellos, efectivos de las tropas de paz rusas", apuntó.

Medvédev agregó que en estos momentos en Osetia del Sur mueren ancianos, mujeres y niños, "la mayoría de los cuales son ciudadanos rusos".

En los últimos años, Moscú ha concedido masivamente a los surosetas la ciudadanía rusa, política que Georgia considera una anexión de este pequeño territorio georgiano fronterizo con la república rusa de Osetia del Norte.

El general Marat Kulejmátov, comandante de la fuerzas de paz rusas destacadas en Osetia del Sur, afirmóque Tsjinvali, capital de la región separatista ha quedado "prácticamente destruida"."Como resultado del cañoneo de Tsjinvali con armas pesadas de muchas horas, la ciudad ha sido prácticamente destruida", dijo el general, citado por la agencia Interfax.

 "Muchos edificios yacen en ruinas. Falta agua, no hay electricidad ni luz y apenas funciona la comunicación telefónica", dijo Kazbek Fríev, comandante del batallón oseta de las Fuerzas Mixtas de Paz en Osetia del Sur, a la agencia rusa RIANóvosti.

Poco antes, el mismo militar había declarado que en la capital "hay carros de combate georgianos" y que se libran "combates encarnizados por toda la ciudad". dijo el militar ruso. Por su parte, el alcalde de Tiflis, Gueorgui Ugulava, afirmó que las tropas georgianas controlan ya el "70% de Tsjinvali y las aldeas aledañas"..

En tanto, el secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Georgia, Alexander Lomaia, afirmó que Georgia retirará a 1.000 soldados de élite de Irak, según informaron medios locales. Esto representa alrededor de la mitad del contingente georgiano.


COMUNIDAD INTERNACIONAL PIDE CESE DEL FUEGO

Estados Unidos fue el primer país en reaccionar e incluso mandó a un enviado a la región para que se reuniera con las partes involucradas, debido a que Georgia es un aliado incondicional, de hecho tiene 2.000 tropas en Irak, convirtiéndose en el tercer mayor contribuyente -después de Estados Unidos y Gran Bretaña- de las fuerzas de la coalición.
“Nosotros apoyamos la integridad territorial de Georgia”, dijo el portavoz del departamento de Estado, Gonzalo Gallegos. “Estamos trabajando en los esfuerzos de mediación para asegurar el cese al fuego”, agregó.

Por su parte, los gobiernos de Reino Unido, Alemania y Estados Unidos llamaron al cese el fuego inmediato en osetia del Sur. El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, exhortó a las partes a renunciar a la violencia y reanudar el diálogo. "Es necesario detener la espiral de amenazas y violencia recíprocas", advirtió tras comunicarse con el Presidente georgiano y el canciller ruso, Serguei Lavrov.

En tanto, el ministerio de Exteriores británico exhortó a cesar los enfrentamientos y manifestó su acuerdo con los pedidos realizados por la Unión Europea, Estados Unidos y Naciones Unidas. "Apelamos a un cese el fuego en Osetia del Sur y a que se reanude el diálogo entre las partes", dijo un portavoz del ministerio.

El Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, mantendrá sendas conversaciones telefónicas con los ministros de Exteriores de Georgia, Eka Tkelashvili, y de Rusia, para analizar la situación en Osetia del Sur.

 


EL DÍA