latercera.cl

8 de noviembre de 2008

MUNDO

Francia asegura que España participará en cumbre G-20 en Washington

Esta será la primera vez que el país ibérico es invitado como miembro de la Unión Europea.

DPA


08/11/2008 - 05:41

España tendrá un asiento en la cumbre del G-20 en Washington para debatir la crisis financiera internacional, confirmó la Presidencia francesa en un comunicado remitido en la noche del viernes a todos los miembros de la Unión Europea (UE), informaron hoy medios españoles.

Madrid y el resto de socios comunitarios recibieron el comunicado en el que se afirma que el España estará en Washington "como octava potencia económica mundial", junto a los cuatro miembros europeos del G8, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, además de la Comisión Europea representada por su presidente, José Manuel Durao Barroso.

La UE cuenta normalmente con cinco plazas en los encuentros del G-20, y sería la primera vez que se otorga un asiento en un foro de este tipo al Presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Fuentes del gobierno español citados por medios españoles aseguran que el comunicado francés supone el acuerdo implícito de Estados Unidos.

Tras el comunicado, el Gobierno español mostró su agradecimiento a los miembros del G-20 por avalar la presencia de Zapatero y reafirmaron que España puede aportar algo a la hora de decidir el sistema de control financiero internacional del futuro.

Zapatero habría agradecido el viernes, durante la cumbre de la UE en Bruselas preparatoria del encuentro del 15 de noviembre, la voluntad de Sarkozy de cederle una de sus sillas y abogó por la "paciencia" y la "prudencia" porque "la invitación tiene que llegar de quienes convocan las reuniones", dijo en referencia a Estados Unidos.

Sarkozy había justificado su ofrecimiento alegando que "no se puede explicar que la octava economía más grande del mundo no participe" en la reunión.

Sin embargo, la Casa Blanca guardó el viernes silencio sobre la posibilidad de que España fuera invitada y se remitió "a lo que diga la UE". Sin embargo, no confirmó ni desmintió si el gobierno estadounidense aceptaría que la UE escogiera eventualmente a España como su representante.