latercera.cl

13 de noviembre de 2008

MUNDO

EEUU considera "una provocación" amenazas rusas de desplegar cohetes en Kaliningrado

El Presidente ruso anunció la semana pasada que Moscú desplegaría Iskander en respuesta al emplazamiento de elementos del escudo norteamericano en Europa del Este.

EFE


13/11/2008 - 11:33

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, calificó de "provocación" las amenazas rusas de desplegar cohetes tácticos Iskander en el enclave báltico de Kaliningrado. "Tales afirmaciones provocadoras son innecesarias y equivocadas", señaló Gates en Tallin, capital de Estonia, según la agencia rusa Interfax.

Gates, que participó en las consultas OTAN-Ucrania en la capital estonia, aseguró que los planes rusos no son "la bienvenida que se merece la nueva administración norteamericana" del Presidente electo Barack Obama.

El jefe del Pentágono aseguró que Irán es también la principal amenaza para la seguridad de Rusia y que los misiles Iskander no le protegerán de esa amenaza.

Además, indicó que el escudo antimisiles que Washington tiene previsto emplazar en Polonia y la República Checa está dirigido contra países "parias", por lo que "no supone, en ningún caso, una amenaza para Rusia".

En todo caso, aseguró que Washington aboga por mantener una relación positiva y constructiva con Rusia.

El Presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció la semana pasada en su primer discurso sobre el estado de la nación que Moscú desplegaría en Kaliningrado cohetes Iskander en respuesta al emplazamiento de elementos del escudo norteamericano en Europa del Este. En cambio, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, matizó que Moscú sólo desplegará Iskander "en caso de que el escudo estadounidense sea físicamente emplazado" en Polonia y la República Checa.

Lavrov insistió en que el despliegue de los Iskander es una respuesta a los planes estadounidenses y que Moscú renunciará a ello si Washington hace lo mismo con los cohetes interceptores y radares en suelo polaco y checo, respectivamente.

Rusia alberga esperanzas de que la nueva Administración del presidente electo de EE.UU. Barack Obama dé marcha atrás en los planes de desplegar elementos estratégicos de su escudo antimisiles, cuando asuma el poder en enero próximo.

Los Iskander (SS-26 Stone, según la clasificación de la OTAN) tienen un alcance de entre 50 y 300 kilómetros y pueden portar distintas cargas de hasta 480 kilogramos.

En Tallin el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, descartó ayer que la Alianza Atlántica vaya a tomar medidas de respuesta antes los planes rusos.

"El anuncio del presidente ruso no ayuda a solucionar el problema. Ya no vivimos en la época cuando lo normal era desplegar misiles, y espero que no lleguemos a esa situación", señaló.

Sheffer añadió que "pese a la dificultad de las relaciones con Rusia, intentaremos hacer todo lo posible para que no sean emplazados".