latercera.cl

2 de mayo de 2008

MUNDO

"La madame de Washington" se suicida antes de que se dicte sentencia en su contra

Deborah Jeane Palfrey estaba acusada de mantener una red de prostitución en Washington que daba servicio a destacados políticos y personalidades.


02/05/2008 - 10:11

Deborah Jeane Palfrey, conocida como "la madame de Washington", por la red de prostitución de alto nivel que dirigía en la capital estadounidense, se suicidó en la casa de su madre en Florida.

Según explicó el capitán Jeffrey Young, de la Policía de Tarpon Springs, la madre de Palfrey, Blanche, encontró ayer el cadáver de su hija en un cobertizo cerca de su vivienda prefabricada, en una comunidad de jubilados, cuando la buscaba tras despertar de una siesta.

Al parecer, Palfrey se ahorcó la noche del miércoles, dejando sólo una nota de despedida. Young comentó que Blanche Palfrey "se encuentra muy alterada" tras haber encontrado muerta a su hija.

El funcionario afirmó que inicialmente no se encontraron indicios de la participación de terceras personas en la muerte de Palfrey, de 52 años, declarada culpable el pasado día 15 de mantener una red de prostitución en Washington que daba servicio a destacados políticos y personalidades, además de cargos relacionados como el uso del correo para fines ilícitos y blanqueo de dinero. La 'madame' afirmaba que las mujeres en su empresa, 'Pamela Martin and Associates', se limitaban a ofrecer compañía y que si alguna de ellas se prostituyó, lo hizo sin su conocimiento.

La sentencia de Palfrey, quien se encontraba en libertad bajo fianza, estaba prevista para el 24 de julio, y encaraba hasta un máximo de 55 años de cárcel.

Palfrey estableció en 1993 'Pamela Martin', que se anunciaba en la guía telefónica y los periódicos de Washington como proveedora de compañía de mujeres jóvenes, con educación universitaria y empleos estables, a cambio de US$ 275 dólares. Las autoridades federales señalaron que durante trece años la empresa empleó a 132 mujeres y generó unos US$ 2 millones mediante "actividades relacionadas con la prostitución".

El caso desató un escándalo  de proporciones en Estados Unidos cuando Palfrey amenazó con vender al mejor postor las listas de llamadas para pagar su defensa. Finalmente optó por divulgarlas de manera gratuita. Entre los clientes se encontraba el senador republicano David Vitter, quien pidió disculpas por haber cometido "un pecado muy grave", después de que su nombre apareciera en la lista de clientes de la 'madame'.
EFE

EL DÍA