latercera.cl

6 de mayo de 2008

MUNDO

Obama y Clinton afilan las armas ante primarias Indiana y Carolina del Norte

Las encuestas indican que Obama cuenta con una ventaja de unos siete puntos porcentuales en Carolina del Norte y Clinton recorta una diferencia que hace poco era superior a los quince puntos.


05/05/2008 - 14:09

Los aspirantes demócratas a la Casa Blanca Barack Obama y Hillary Clinton se enzarzaron hoy en disputas sobre economía y política exterior, 48 horas antes de las cruciales primarias en Indiana y Carolina del Norte.

Ambos candidatos, que hoy participan en diferentes mítines en Indiana el más reñido de los dos estados en juego este martes, intervinieron en sendos programas televisivos de entrevistas, en los que quisieron marcar sus diferencias.

Obama, alentado por su triunfo por tan sólo siete votos en los reñidos caucus de la isla de Guam el sábado, intenta dejar atrás la controversia creada por su pastor espiritual, el reverendo Jeremiah Wrigth que le ha creado problemas en las encuestas, y tratar de recuperar la iniciativa para atraerse a la clase trabajadora blanca.

Este segmento demográfico está considerado clave en los comicios del martes y se inclina significativamente a favor de su rival, Hillary Clinton.

Las encuestas indican que Obama cuenta con una ventaja de unos siete puntos porcentuales en Carolina del Norte y Clinton recorta una diferencia que hace poco era superior a los quince puntos.

En Indiana las encuestas apuntan a un empate técnico entre ambos, sino a una ligera diferencia a favor de la senadora por Nueva York.

En la actualidad, Obama aventaja a Clinton en número de delegados comprometidos y supera los 1.700 por los cerca de 1.600 que tiene su rival.

Ninguno de los dos puede llegar ya sólo con delegados resultantes de las primarias a los 2.025 necesarios para hacerse con la candidatura demócrata en la convención de agosto en Denver, y serán los "súper delegados" funcionarios y personalidades del partido quienes tengan la última palabra.

Si Obama consiguiera ganar los dos estados, es probable que arrastre tras de sí a un buen número de "súper delegados" y dar poco menos que por cerrada su candidatura.

En cambio, si Clinton da la sorpresa y gana las dos contiendas, podría hacer que los "súper delegados" se plantearan las posibilidades del senador de cara a las presidenciales del 4 de noviembre.

Si ambos aspirantes anotan un triunfo cada uno, la carrera seguiría como está y continuaría, probablemente, hasta el 3 de junio, cuando están previstos las últimas primarias.

Conscientes de lo que está en juego, los dos senadores, que mañana harán campaña en Carolina del Norte, han redoblado el ritmo de sus comparecencias públicas.

En una entrevista concedida al programa "Meet the Press", de la cadena NBC, el senador por Illinois arremetió contra las propuestas de Clinton de eliminar temporalmente este verano los impuestos sobre la gasolina y de "aniquilar" Irán si ese país atacara a Israel con armas nucleares.

"No es el lenguaje que necesitamos ahora mismo, y creo que es un lenguaje que refleja lo que dice George W. Bush", señaló Obama.

A este respecto, Clinton, en declaraciones al programa "This Week", de la cadena ABC, replicó que mantiene sus palabras.

"¿Por qué tendría que retirarlas? Me preguntaron qué haría si Irán atacara a nuestro aliado, un país con el que tenemos muchas conexiones y cariño, por todo tipo de razones. Sí, contestaríamos a Irán de manera muy contundente", declaró.

La senadora por Nueva York defendió también su propuesta de eliminar los impuestos sobre la gasolina este verano para dar un alivio a los consumidores en la época de mayor demanda, un proyecto que también apoya el candidato republicano, John McCain.

Obama ha calificado la iniciativa como una "artimaña", pensada "para ganar elecciones en lugar de resolver problemas".

Clinton aseguró que su propuesta es muy diferente de la de McCain, que simplemente propone suspender el impuesto. Ella, puntualizó, propone que las petroleras paguen lo que el Estado dejaría de percibir por la suspensión.

Por su parte, Obama quiso dejar atrás la polémica sobre el reverendo Wright, que ha acusado al Gobierno de Estados Unidos de difundir a sabiendas el virus del sida para perjudicar a los negros.

Según Obama, las declaraciones de Wright "dividen el país", pero él es "alguien que ha nacido de una madre blanca y un padre africano, y tengo impreso en mi ADN el creer que podemos unir a este país".

EFE

EL DÍA