latercera.cl

9 de mayo de 2008

NACIONAL

Relámpagos irrumpen en la desolada noche de Chaitén

Revisa un nuevo relato desde la zona, que en las últimas horas ha visto oscurecerse la columna de humo que emerge desde el volcán.


07/05/2008 - 21:26

Muy pocas personas quedan aún en la localidad de Chaitén, asolada por la erupción del volcán del mismo nombre. Entre quienes  son testigos de las maromas de la naturaleza, se encuentra un equipo de prensa de La Tercera, el único que sigue en la zona.

El periodista Jorge Poblete relata desde la pequeña ciudad el panorama que se vive hacia el final de este día. Aunque la llovizna pasó, la columna de humo se ha hecho más gruesa y oscura, mientras que una seguidilla de relámpagos irrumpe en la escasa tranquilidad que puede haber en la zona.

"Ya no está lloviznado, lloviznó intermitentemente durante la tarde, y si bien durante el día el tiempo estuvo bueno, porque el viento soplaba hacia el norte y no había ceniza volcánica que cayera hacia acá, desde las cuatro y media, o cinco de la tarde en adelante, la cosa empezó a recrudecer, unas nubes que estaban del lado del volcán se despejaron y se vio una columna, no gris como solía ser, sino que un color más oscuro y mucho más gruesa del lado del volcán", describe el periodista.

Poco después, el inquietante espectáculo dio paso a los relámpagos. "Un poco más tarde, empezaron a haber relámpagos desde el volcán, que deben haber tenido como una freuenca de un minuto entre sí, y así hasta ahora".

Quienes aún no abandonan Chaitén, saben que podría ser necesario hacerlo en cualquier momento, y ante esa posibilidad, ya están coordinadas las acciones a seguir. "Sumado a eso, hay estruendos provenientes del volcán y también preocupación de la poca gente que hay aquí en la localidad. Seis efectivos del Ejército que hay acá dispuseron que la única bomba de Bomberos que esta acá se pusiera en un sector alto de la unidad militar, para alertar a la poca población que hay en caso de que haya necesidad de evacuar. En ese caso, harían sonar las sirenas más de cuatro veces", explicó Jorge Poblete.

El periodista relata además que el número de perros que anoche vagaba en masa por la ciudad, disminuyó un poco gracias a una iniciativa de un grupo de veterinarios. "Igual que anoche hay muchos perros sueltos en las calles, aunque hoy día un dispositivo de la Universidad Santo Tomás, algunos veterinarios que trataron de rescatar a algunos y los tienen en el gimnasio, con cuidado y con alimentos, pero siguen habiendo muchos perros en las calles y hacen mucho ruido".

EL DÍA