latercera.cl

14 de mayo de 2008

NACIONAL

Lavandero: "La verdad, tarde o temprano, florecerá"

El ex senador concedió su primera entrevista desde que la Justicia le concedió la libertad provisional. Con lágrimas de emoción, recuerda que al abandonar la CAS "me despidieron con aplausos los mayores delincuentes de este país".


13/05/2008 - 22:13

El ex senador Jorge Lavandero, que hoy se encuentra disfrutando de su libertad provisional, habló por primera vez de la condena por abusos sexuales contra menores, de su experiencia en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) y aseguró que "la verdad florecerá".

"No van a poder tapar siempre el sol con un dedo", dijo a TVN el ex senador de la Democracia Cristiana, quien además criticó a la falange, asegurando que ésta "no me defendió".

Sin embargo, el senador dice que no tiene quejas contra sus cercanos. "Todos se portaron muy bien, en privado, me fueron a ver a la cárcel, también en privado, no tengo quejas contra ellos, por ahí me tienen invitado a una comida también".

CARGOS "HORROROSOS"
Ante la inevitable pregunta de si alguna vez tocó a un niño o niña, responde tajantemente que "jamás" lo hizo, y asegura que todo el escándalo en que se vio involucrado obedece a falsas imputaciones.

A los "74 años, nunca siquiera había tenido una denuncia, no un juicio, ni siquiera una denuncia, aparte que nunca tuve una denuncia ni siquiera por 'curao', robo, drogas o cualquier cosa, tuve una hoja impecable, mi papel de antecedentes impecable hasta los 74 años, en que falsamente me imputaron estos hechos", sostuvo el ex legislador.

Insiste en que"jamás" habría abusado de menores, agregando que "lo encontraría horroroso, francamente horroroso, y como dije, más horroroso es que me han imputado falsamente estos hechos".

En ese mismo contexto, Lavandero se refirió también a las afirmaciones que hizo el fiscal Xavier Armendáriz durante su proceso, en el que sostuvo que el ex senador reconoció que se había bañado desnudo con menores. "Eso el fiscal Armendáriz tendrá que afimarlo más adelante", indicó.

"ME DESPIDIERON CON APLAUSOS"
Lavandero se emocionó al recordar el lunes cinco de mayo en que dejó la CAS, luego de que la Corte Suprema le concediera la libertad provisional. "Con lágrimas en los ojos, me despidieron con aplausos los mayores delincuentes de este país, y eso no lo olvidaré" dijo Lavandero emocionado hasta las lágrimas y con la voz entrecortada.

Relata que en la cárcel debió enfrentar enfermedades que no conocía,a  raíz de una baja de defensas provocada por la depresión en que lo sumió el juicio abreviado que lo condenó a cinco años de pena remitida en primera instancia, pero que fue revocado y derivó en pena efectiva.
 
"Todo el mundo sabe que cuando hay una depresión profunda, se produce un efecto  muy delicado, que bajan las defensas, entonces me bajaron las defensas y me vinieron enfermedades que nunca antes había tenido", recuerda.

EL DÍA