latercera.cl

29 de mayo de 2008

NACIONAL

Intendente Erazo cifró en 150 los detenidos en marcha estudiantil

En tanto, la Fech realiza evaluación tras jornada marcada por los disturbios. 

Cristina Cifuentes y Juan Patricio Peña A.


28/05/2008 - 16:50

El intendente metropolitano, Alvaro Erazo, realizó un balance de las protestas estudiantiles que se realizaron en Santiago este miércoles que dejaron un resultado de 150 detenidos.

La autoridad regional, además, defendió el actuar de Carabineros que fue cuestionado por algunos medios que afirmaron una excesiva fuerza en su forma de repeler la movilización.

"Carabineros actuó preventivamente, nosotros como Intendencia advertimos a los dirigentes de la imposibilidad de realizar marchas por la Alameda y, pese a eso, algunos grupos aislados provocaron adicionalmente apedreamientos a vehículos y Carabineros mantuvo su decisión y procedió a dispersar estos grupos", declaró Erazo.

"Lo más importante es que en este momento el centro de Santiago está restableciendo su normalidad y esperamos que los dirigentes estudiantiles retomen el camino del diálogo", agregó.

En tanto, cerca de las 17:00 horas, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), junto a los dirigentes de los establecimientos movilizados, realizarán una evaluación de la jornada de protesta por el trámite legislativo de la Ley General de Educación (LGE), actualmente en la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

"Nos dijeron que cerca de las 17 horas dejarían en libertad a los alumnos que fueron detenidos durante la movilización, así que les esperaremos para saber su estado y hacer una evaluación de la jornada", expresó el presidente de la Fech, Jaime Zamorano a La Tercera.com.

Pese a que las protestas de los estudiantes secundarios y universitarios registraban escaramuzas y enfrentamientos con carabineros en calle Arturo Prat, éstas culminaron pasadas las 14 horas, cuando la dirigencia de la Fech procedió a desocupar pacíficamente y en completo orden las dependencias de la Casa Central tras un anuncio de desalojo por parte de la intendencia metropolitana.

Hasta el centenario edificio, ingresaron cerca de 300 alumnos que participaron en la marcha, tempranamente disuelta por carabineros en momentos en que una cincuentena de manifestantes se tomaron la vereda sur de Alameda, entre las calles Abdón Cifuentes y Echaurren.

Con un grupo adentro, los carros lanzaagua y lanzagases comenzaron a dispersar a los manifestantes que aún se mantenían en las afueras de la Casa Central de la Universidad de Chile, ubicada entre San Diego, Arturo Prat y Alameda.

"A FAVOR DE LA LGE"
Mientras los estudiantes se manifestaban contra el proyecto de Ley General de Educación, la ministra del ramo, Mónica Jiménez señaló que los estudiantes movilizados "deberían estar a favor de la LGE (Ley General de Educación) y no en contra".

Según la secretaria de Estado, los alumnos de liceos y universidades que se manifestaron durante 2006, "estuvieron en contra de la Loce (Ley Orgánica Cosntitucional de Enseñanza), y esta ley satisface mucho las aspiraciones de ellos". Por esta razón, afirmó que espera "colaboración, apoyo y no confrontación y rebeldía contra una ley que nació de lo que ellos querían".

La titular de Educación recordó, además, que las puertas del Mineduc "están abiertas" para establecer un diálogo, ante lo cual los dirigentes de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), indicaron que la invitación "se ha efectuado siempre a través de los medios de prensa, pero jamás ha habido un acercamiento real".

Siguiendo la línea de la ministra Jiménez, el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma llamó a los estudiantes movilizados a "deponer su actitud", pues "todas sus demandas han sido atendidas en forma satisfactoria".

El secretario de Estado criticó los planteamientos de esta nueva etapa de movilizaciones estudiantiles: "Creemos que hoy por hoy, lo que ellos están planteando no lo tenemos muy claro y creemos que estas movilizaciones obedecen a otros propósitos más que el deseo de mejorar las condiciones de la educación".

EL DÍA