latercera.cl

2 de junio de 2008

NACIONAL

Corte de Santiago resolvió dejar en prisión preventiva a abogado imputado por estafar a cliente

Pedro Toledo Barrera es acusado de apropiarse de $ 1.100 millones de un empresario metalúrgico de 86 años. En este caso, el tribunal impidió a los medios que se difundiera la identidad del acusado.

Jacmel Cuevas


01/06/2008 - 09:00

La Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago resolvió ayer ordenar la prisión preventiva del abogado Pedro Toledo Barrera (41), quien fue formalizado el pasado lunes por el delito de estafa, a raíz de una denuncia interpuesta por uno de sus clientes.

La medida fue solicitada por el representante del empresario metalúrgico, de 86 años, que acusa al profesional de apropiarse de $ 1.100 millones, monto que estaba destinado a indemnizar a una supuesta hija ilegítima del afectado, quien mantiene un juicio por reconocimiento de paternidad.

En una decisión unánime, el tribunal de alzada acogió la petición del abogado Gabriel Rubilar, quien solicitó la prisión preventiva en contra de Toledo. "Atendida la forma y comisión del hecho por el cual ha sido formalizado el imputado, de donde surgen sospechas graves y fundadas de que pueda obstaculizar la investigación", consignó el fallo que revocó la decisión de la jueza del 7° Juzgado de Garantía, Cecilia Pastene. La instancia estuvo integrada por los ministros Rosa María Maggi, Jorge Zepeda y Juan Cristóbal Mera.

CONFIANZA
En la vista del caso, Rubilar hizo una exposición pormenorizada acerca de cómo el abogado emprendió una serie de acciones para engañar a su cliente, al cual llevaba asesorando por cerca de ocho años.

Esta circunstancia de "abuso de confianza" y la avanzada edad del afectado incidieron en la decisión de la corte capitalina. Además, se estimó que Toledo podría intentar esconder el destino final del dinero, ya que hasta ahora no existen antecedentes que den cuenta de dónde estaría o en qué se habría invertido. La defensa del imputado, a cargo de Jorge Ponce, insiste en que éste fue entregado a la demandante en el juicio de paternidad, a través de cheques viajeros que estarían depositados. Si bien Toledo está formalizado por estafa, la investigación también contempla los posibles delitos de cohecho, en grado frustrado, y prevaricación, en contra de su cliente.

La corte no se pronunció sobre la decisión de la jueza Pastene, de prohibir la difusión del nombre e imágenes del abogado. Sin embargo, la resolución pública para conocer el fallo no omitió el nombre del profesional.

La decisión de Pastene causó polémica al restringir la labor de la prensa, por lo que el Colegio de Periodistas interpuso un recurso de protección para impugnarla.

EL DÍA