latercera.cl

30 de julio de 2008

NACIONAL

Seis faenadoras entran en cuarentena por altos niveles de dioxinas en carnes de cerdo

La autoridad sanitaria expresó que no se puede asegurar que el alimento contaminado no haya sido consumido por algunas personas.

Ximena Greene


29/07/2008 - 19:10

La ministra de Salud María Soledad Barría, decretó medidas concretas en contra de al menos seis predios faenadores de carne de cerdo, a las cuales se les encontró un alto nivel de contaminación con dioxinas.

Son los predios Santa Ana y Santa Clotilde, los que se ha confirmado, mediante una contramuestra enviada desde Canadá, que tienen altos contenidos de dioxinas. En tanto, el Tranque de Angostura, el Tomás García Kölher, el predio Eusebio García Kölher y Agrícola Los Tilos Ltda., permanecerán en cuarentena como una medida preventiva a la espera de más resultados desde el laboratorio del país norteamericano.

Son 3 mil 600 cerdos y 74 mil kilos de carne los que fueron incautados por estar contaminados. Las autoridades del ministerio de Salud expresaron que no se puede garantizar que el cerdo que han ingerido las personas en los últimos seis meses y que se ha vendido en los supermercados, no haya tenido dioxinas. Sin embargo, todas las muestras recogidas el día de hoy en diversos supermercados arrojaron resultado negativo de contaminantes.

Por su parte, el director del Servicio Agrícola Ganadero (SAG) Francisco Bahamondes, expresó que "existe un sistema de trazabilidad que puede lograr que se identifique cuál es el foco de la infección", y así acabar con el causante de los contaminantes.

Con el objetivo de aminorar los costos de producción, los predios identificados por la autoridad habrían usado alimentos para sus animales de menor calidad de lo habitual, los cuales tienen alta concentración de aceites.

Sin embargo,  el SAG tiene una lista de los alimentos permitidos para los animales. Asimismo, también trascendió que estas faenadoras podrían haber usado aceites reciclados desde restoranes, lo cual es un delito, porque evidentemente éstos no están en las listas con luz verde creadas por el organismo.

Los efectos negativos para las personas que pudieron haber consumido estas carnes contaminadas, tienen que ver con que podrían aumentar sus riesgos de contraer cáncer en un período de 20 o 30 años, en comparación con alguien que no consumió el alimento.

Respecto a las potenciales enfermedades a causa de estas dioxinas, la subsecretaria de Salud Jeanette Vega, dijo que "estamos hablando de efectos crónicos luego de un largo período de uso y este es un problema que se está estudiando en el mundo desde hace poco tiempo".

En tanto, el subsecretario de Agricultura, Reinaldo Ruiz, explicó que "en Chile los niveles de toxina están muy por debajo de otros países industrializados, incluso muy por debajo de la norma de la Organización Mundial de la Salud".


EL DÍA