latercera.cl

30 de julio de 2008

NACIONAL

"Violador de Las Condes" enfrenta cargos por otros cinco ataques sexuales a jóvenes

En febrero, Jesús López comenzó sus ataques en serie a jóvenes estudiantes. Ayer fue reformalizado.

Consuelo Argandoña


30/07/2008 - 08:12

Era el mismo modus operandi: atacaba a sus víctimas por la espalda, las amenazaba con un cuchillo en el cuello y abusaba de ellas sexualmente. Luego, escapaba con sus pertenencias, que por tratarse de escolares, eran mochilas, celulares y reproductores de música.

En seis oportunidades y en menos de cuatro meses, Jesús López Aguilar (19), sindicado como uno de los violadores de Las Condes, atacó a jóvenes, en su mayoría menores de edad y a plena luz del día. Así lo acreditó ayer la Fiscalía de Las Condes en la reformalización de cargos en su contra, que se suman a la violación de una menor ocurrida en junio pasado en calle Los Esquimales, por la cual permanece recluido en Santiago 1. 

En la audiencia, realizada en el 4to. Juzgado de Garantía, el fiscal Ignacio Pinto le imputó cinco nuevos casos, todos por robo con intimidación y tres de ellos por abuso sexual.

La identificación de López se logró tras la rueda de reconocimiento realizada hace dos semanas en la fiscalía Oriente, a la cual también asistió Francisco Azúa (23), otro de los agresores sexuales del sector Oriente, formalizado por  cinco delitos.

Con las nuevas imputaciones a López, la fiscalía de Las Condes aclaró las 11 denuncias por agresión sexual interpuestas desde comienzos de año. En tanto, el Ministerio del Interior se hizo parte en la causa, presentando una querella contra López y Azúa.

CAMBIO DE CASA
El primer delito cometido por López fue en febrero de este año, sólo un mes después de haberse instalado con su familia en un departamento de Las Condes. Se trasladaron desde Quilicura, para dejar atrás los tres abusos sexuales cometidos por el joven el 2006 y que terminaron con su condena a cuatro años con libertad vigilada. La idea era comenzar una nueva vida, pero continuó sus ataques en serie. Ante estos nuevos casos, su familia, ya sin él, se cambió de casa y se radicó en otra comuna.


EL DÍA