latercera.cl

6 de octubre de 2008

NACIONAL

Armada y la Nasa dan inicio a expedición aérea en la Antártica

Hielo III busca estudiar los efectos del Calentamiento Global sobre la Antártica con sensores de última generación.

UPI


05/10/2008 - 11:30

Una expedición conjunta del Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECS), la Armada y la Nasa salió este domingo desde el aeropuerto Pichoy, con rumbo a la ciudad de Punta Arenas para participar de la misión Hielo III, la que busca estudiar los efectos del Calentamiento Global sobre la Antártica con sensores de última generación.

La misión contempla desarrollar mediciones con radares y altímetros láser durante vuelos sobre la Península Antártica, donde se medirá entre otras, la plataforma de hielo flotante de Wilkins, que durante la primera mitad de este año experimentó el colapso de más de 600 km2 de superficie. Adicionalmente, se planea realizar controles a los Campos de Hielos patagónicos Norte y Sur, cuyos glaciares han experimentado uno de los mayores adelgazamientos y retrocesos del planeta en décadas recientes.

Los objetivos científicos de la expedición, incluyen determinar cambios de elevación (balance de masa), y adquirir datos de espesores y estructura interna de los glaciares de la Península Antártica. Asimismo, se busca estudiar el estado, la dinámica y la evolución de los glaciares, en particular de aquellos que alimentan plataformas de hielo flotante que hayan colapsado en el pasado, recientemente o que puedan colapsar en el futuro cercano, como por ejemplo Larsen C.

A bordo de un avión Orión P3A de la Armada de Chile, se espera realizar un total de seis sobrevuelos desde la ciudad chilena de Punta Arenas, de aproximadamente 10 horas cada uno. Lo anterior podrá realizarse gracias a la excepcional autonomía de vuelo de la aeronave Institucional.

Esta misión será reforzada, desde mediados de octubre, con la llegada de una segunda aeronave de la Marina a Punta Arenas, un CASA 212 que desarrollará una misión similar en los glaciares y Campos de Hielo en el extremo continental  sur del de la región de Magallanes. El esfuerzo combinado de estas dos misiones, convierte a esta expedición en la misión científica aerotransportada más completa y compleja realizada, desde que la misma coalición científica realizó una operación similar el año 2002.

En la actividad, la Armada de Chile colaborará con ocho personas, el comandante de la aeronave, un piloto, un ingeniero de vuelo y cinco tripulantes. Por su parte, la CECS cooperará con un equipo científico compuesto por dos glaciólogos, un ingeniero radarista y un ingeniero geodésico. En tanto, la Nasa se hará presente con un ingeniero radarista, un experto en láser altimétrico y dos ingenieros geodésicos.