latercera.cl

7 de noviembre de 2008

NACIONAL

Música Sepúlveda retoma clases en colegio en el Cajón del Maipo

La joven que se hizo conocida por lanzar un jarro de agua a la ministra de Educación, vuelve a la vida escolar tras ser expulsada del Liceo Darío Salas.

Jorge Poblete


07/11/2008 - 11:34

Cerca de las 09.45 llegó María Música Sepúlveda -la escolar expulsada del liceo Darío Salas tras arrojar un jarrón con agua a la ministra de Educación, Mónica Jiménez, a mediados de julio pasado-, a su nuevo colegio. Se trata del establecimiento particular subvencionado Andino Antuquelén, ubicado en el sector del El Manzano, en pleno Cajón del Maipo.

A diferencia del Darío Salas, el colegio no es un edificio sino que una casa de un piso al final de un camino de tierra, rodeada de un cancha y vegetación, donde desarrollan un proyecto ecológico con paneles solares.

Allí los estudiantes van con ropa de calle, por la poca locomoción tienen más flexibilidad por si llegan algunos minutos después de la 08.30 y la Jornada Escolar completa la utilizan para realizar talleres de baile y teñido de telas, a los que Música también asiste.

La directora, Lorella Lopresti, explicó que "aquí hay muchos otros (adolescentes) con otras dificultades (...) Lo único que nos interesaba era que se le garantizara su derecho a la educación". Por ello invitaron a la escolar al establecimiento y, más aún, le dieron una beca.

Añadió que "es un colegio  súper plural, con una propuesta de integración, de no exclusión de ningún tipo".

Sobre el uso de ropa de calle, afirmó: "Nos interesa que los niños expresen su identidad".

LA HISTORIA DE MARIA MUSICA
María Música se hizo conocida cuando en una jornada de diálogo de la ministra Jiménez y estudiantes, la joven de 14 años increpó en duros términos a la secretaria de Estado y acto seguido, la escolar tomó un jarrón con agua y lo vació en el rostro de la ministra.

Debido a que se encontraba en el periodo de vacaciones de invierno, no pudo ser conocida la reacción de su colegio el Liceo Darío Salas hasta 15 días más tarde. Fue así que tras dos días de reunión del Consejo de Profesores, se determinó que la cancelación de la matrícula de María Música.

Ni las marchas de decenas de estudiantes, ni la petición de la ministra Jiménez que se reconsiderara la medida, evitó la expulsión de la estudiante del Liceo.

La madre de la joven Ruth Cavieres, presentó una pelación a la determinación del colegio, que fue rechazada a mediados de agosto.

En tanto, la Corte de Apelaciones también declaró inadmisible el recurso de protección interpuesto en favor de la joven por su expulsión del Liceo La acción legal, reclamaba que la conducta de la alumna había sido juzgada por una comisión especial (el consejo de profesores) no contemplado en la ley y por un hecho a las actividades del establecimiento.