latercera.cl

11 de noviembre de 2008

NACIONAL

Ministerio Público interrogó a primer sicario contratado por inculpada en caso Schimdt-Hebbel

La mujer involucrada en el caso, tía de la polola de la víctima, quedó en prisión preventiva.


Patricio Salazar


10/11/2008 - 17:08

El primer sicario contratado por María del Pilar Pérez López, la mujer acusada de haber planificado el asesinato de  Diego Schmidt-Hebbel, declaró esta tarde según informó el fiscal a cargo del caso, Carlos Gajardo.

De manera paralela a la audiencia y formalización de cargos de la mujer, quien quedó en prisión preventiva esta tarde, fue interrogado el hombre que fue contatado por Pérez López hace cinco años para asesinar a su entonces pareja Carlos Rafael Felip.

Gajardo dijo en entrevista con radio Cooperativa que "en el transcurso de la tarde, el Ministerio Público le tomó declaración también a la persona que fue contratada por María del Pilar Pérez López para llevar a cabo" el frustrado homicidio de Carlos Felip.

A medida que transcurría la audiencia de formalización de la mujer, involucrada en el crimen del joven economista Diego Schimdt-Hebbel, eran más los detalles escabrosos que salían a la luz, ya que según la fiscalía y el testimonio de una ex pareja, no era la primera vez que la mujer intentaba matar a alguien, por este motivo la mujer quedó en prisión.

El plazo de investigación será de 90 días y se estudiará el estado de salud de la mujer, para ver si será trasladada hacia el hospital de Gendarmería o directamente a su celda en un centro de reclusión femenina.

En tanto, el fiscal Gajardo dijo sentirse satisfecho, "porque el trabajo intenso de las policías y la fiscalía permitió que en 72 horas se tuviera al autor material del hecho y a la autora intelectual de hecho (...) El Ministerio Público adjuntó una serie de declaraciones que justifican el móvil de delito. Ella quería hacer un daño y mandó a matar a su cuñado (…) eso fue justificado con el tráfico telefónico entre la imputada y el sicario”.

Por otro lado, descartó la existencia de antecedentes para una imputabilidad por problemas siquiátricos, ya que previo al hecho ella llevaba una vida normal.

Sin embargo, el dato más interesante lo entregó el fiscal Vinko Fodich, quien dijo que no se descartaba la participación de otras personas en el delito. "No descartamos por completo que existan terceras personas en este crimen y en este momento se están realizando diligencias sobre este motivo”

LA FORMALIZACION
Carlos Rafael Felip, ex socio y pareja de María del Pilar Pérez López, relató que tuvo una relación con la imputada desde julio de 1997 hasta abril de 2002. "Los primeros años fueron muy buenos, pero después me di cuenta que era mala, con mucha capacidad para odiar a la gente. A Agustín (Molina) lo despreciaba por su origen humilde en España. También me di cuenta cómo ella se quedaba con ganancias de la empresa que ella tenía, desviando sus fondos".

Felip manifestó que tras la muerte del padre de la mujer, vinieron los problemas de la herencia con su cuñado. "Nos fuimos separando poco a poco, hasta que un día, un ex funcionario de gobierno (cuya identidad se mantuvo en reserva), dijo que en el 2002 María del Pilar lo había contactado para decirle que lo mejor era que yo muriera y le preguntó por el dato de un asesino, ante lo cual, esa persona le dijo que cómo se le ocurría preguntarle eso".

El arquitecto continuó su relato y dijo que tiempo después, un funcionario público lo llamó y le dijo que tenía que ir a Pudahuel por un trabajo. Una vez que llegan allá, le confiesa que la mujer le había ofrecido 2 millones de pesos, previo pago de 500 mil pesos, para matarlo. El plan era golpearle la cabeza con una piedra y quitarle el dinero para que pareciera un robo. Al enterarse de esto, Carlos Felip encaró a María del Pilar, quien le negó todo.

La mujer -que intentó suicidarse con una alta dosis de pastillas-, fue dada de alta hoy desde el Hospital El Salvador, y trasladada hasta el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago. En ese momento fue insultada por las personas que estaban presentes en el lugar, quienes la trataron de "asesina".

El fiscal Vinko Fodich comenzó la audiencia relatando los hechos sucedidos el pasado martes a las ocho de la mañana. Uno de los primeros argumentos presentados en la sala fue que la mujer conoció hace cuatro años a José Ruz, autor material del crimen. Pérez López le habría ofrecido cometer el asalto a principios de octubre.

La mujer le comentó a Ruz que en el segundo piso de la casa había una caja fuerte y en el tercero, joyas. De esta manera, le dibujó un plano del inmueble y le recomendó ingresar en el momento que Belén Molina (novia de Diego) saliera hacia la universidad, pasándole un celular para comunicarse.

Según el testimonio de Ruz, la mujer lo presionaba para cometer el delito. "Yo estaba hace un mes con problemas económicos. (Pérez López) me dijo que podía robar en la casa de su hermana y de su marido. A (Agustín Molina) lo trataba como el gueón (sic) y el español que le cagó la vida. Me dijo que quería que quedara inválido, hecho bolsa y muy mal".

Sin embargo, Pérez López le pasó 500 mil pesos para que comprara un arma y le prometió 30 millones después de cometido el delito. Por este hecho, la imputada fue formalizada por robo con homicidio perpetrado y frustrado.

La fiscalía utilizó el testimonio de Marcos Silva Ruz, primo del imputado, quien declaró que desde octubre Pérez López lo llamó en reiteradas ocasiones, con el propósito de contactar a Mario Ruz, pues le tenía un "trabajito".

El fiscal Carlos Gajardo mostró el tráfico de llamadas entre María del Pilar y José Ruz antes y después al asesinato de Diego Schmidt-Hebbel, acreditando que el celular que tenía Ruz se lo había entregado la mujer durante octubre. También acreditó que entre el 3 y 4 de noviembre se hicieron 10 llamadas entre ambos imputados.

El conviviente de María del Pilar Pérez López, Julio Castillo, dijo que el día del asesinato, ellos sintieron los disparos. La mujer se asomó por el balcón y vio a Diego Schmidt ensangrentado, en lo que el fiscal definió como "un palco preferencial para ver el delito".

Castillo continuó su declaración y sostuvo que Pérez López no hizo nada para ir a ayudar al joven. Se recostó, hizo algunos cheques para pagar algunas deudas y se reunió con algunos clientes. Su pareja comenzó a sospechar, ya que en el dormitorio había un fuerte olor a fármacos, que la mujer había ingerido.

La fiscalía también relató que Agustín Molina, papá de Belén y cuñado de Pérez López, la vinculó de inmediato con el crimen, argumentando que en el 2004 le rompió su furgón y le esparcía excremento en el frontis de su casa.

Clave fue la declaración del hijo de la imputada, Juan José Zamorano Pérez, quien narró que los hechos de violencia eran frecuentes en su hogar. El joven señaló que en una ocasión su madre empujó a su nuera por las escaleras de la casa. La joven cayó y cuando se intentó parar, sin embargo, Pérez López la golpeó con puños y patadas, además de un mortero, rompiéndole la cabeza.

En tanto, el padre de Diego, Klaus Schmidt-Hebbel, presentó una querella en contra de la mujer.

A la salida de la audiencia, Klaus dijo que su hijo "vivió como hombre bueno y murió como el mejor de los hombres, dando su vida por la vida de su polola”.

Agregó que "estamos al comienzo de un proceso de investigación que va a llevar a enjuiciar a los autores mediatos e inmediatos de este crimen. Por el avance que ha tenido la investigación (…) estoy confiado que este caso llegará a buen fin (...) Si hubiese más actos de bondad en nuestra sociedad; más defensa ciudadana de víctimas de robos mayores y menores, podremos ayudar a nuestra justicia para parar esta ola de violencia que nos afecta”.

Agustín Molina, dijo esta mañana que su familia está destrozada por todo lo ocurrido y que esperan que se haga justicia. Además, recalcó que su cuñada María del Pilar Pérez López es "el diablo en persona".