latercera.cl

11 de noviembre de 2008

NACIONAL

Jueza fallece mientras conducía en carretera de Antofagasta

Gabriela Soto Chandía murió a raíz de un infarto agudo al miocardio.

Roberto Alvarez


11/11/2008 - 00:06

Conmoción produjo ayer el sorpresivo fallecimiento de la jueza de la Corte de Apelaciones de Antofagasta, Gabriela Soto Chandía (63), quien por un infarto agudo al miocardio dejó de existir mientras conducía un vehículo, en el cual iba sola, por la avenida Grecia con la calle 21 de mayo, en la costanera de la capital regional.

El deceso de la magistrado no provocó ninguna colisión, pese a que dicha arteria es una de las más congestionadas de Antofagasta. Tras la noticia al lugar llegaron colegas de Soto, quienes se mostraron consternados por su deceso.

Su muerte es investigada por la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) que descartó la participación de terceros y que informó que el vehículo con que viajaba contaba con medidas de seguridad que impidieron el auxilio de los primeros testigos, quienes trataron de socorrerla.

En este momento, personal del Servicio Médico Legal (SML) realiza la autopsia para confirmar la causa de muerte, que según dijo el fiscal regional, Cristian Aguilar, quien también concurrió al lugar, permitirá conocer científicamente el motivo por el cual falleció en forma tan estrepitosa.
 
CASO ALIRO ALVAREZ
El caso por el que más se le recuerda es la investigación que llevó a cabo en 2001, tras la desaparición del joven empresario Aliro Alvarez Armijo, cuyo cuerpo apareció en 2006 sin que aún exista algún culpable por su homicidio.

En la investigación que llevó a cabo, Soto afirmó que "realicé todo lo que tuve a mi alcance" en respuesta a los cuestionamientos sobre la falta de resultados en el hallazgo del joven, siendo en ese momento jueza del Segundo Juzgado de Letras de la capital regional.

Posteriormente asumió como jueza de la Corte de Apelaciones, cargo que deja vacante y que se sumará a un puesto que estaba pendiente de los siete magistrados que tiene el tribunal. El magistrado vocero del máximo tribunal regional, Enrique alvarez, quien se vio muy afectado por la situación, no quiso referirse a su fallecimiento.