latercera.cl

20 de noviembre de 2008

NACIONAL

Revelan inédito testimonio de suegro de economista asesinado

Relato está contenido en la querella presentada por el comerciante Agustín Molina (52). En él se señala que, ante su cuñada, María del Pilar Pérez, él era el único "obstáculo" para que ella se apoderara de toda la herencia de su padre. Por esta razón, dice lo mandó a matar. La mujer guardó silencio ayer al ser interrogada en la fiscalía.

P. Carrera, A. López y J. Poblete


19/11/2008 - 07:17

"Mi hija no me dejaba salir pues me gritaba que este hombre me podía matar. Logro poner a un lado a mi hija y abro la puerta observando que  el sujeto ya no estaba en el lugar, saliendo en su persecución, pese a que en ese momento me encontraba vestido con pijama corriendo tras este por calle Seminario (...). A esa distancia pude escuchar los gritos desgarradores de mi hija, ante lo cual me devuelvo a casa".

Con un crudo testimonio, Agustín Molina recordó la mañana del 4 de noviembre en la cual, en el pasillo de su casa de Seminario 97, se produjo el crimen del novio de su hija Diego Schmidt-Hebbel.

El relato es parte de la querella que presentó Molina ante el Octavo Juzgado de Garantía en contra de José Ruz Rodríguez, el asesino confeso del joven ingeniero, y contra María del Pilar Pérez López. La mujer está acusada de ofrecer $ 30 millones a Ruz para ingresar a la propiedad y asesinar a su cuñado.

"Las relaciones familiares con la imputada María del Pilar Pérez López se encontraban totalmente alteradas y el suscrito aparecía ante ella como el único obstáculo que le impedía apoderarse de todo lo que constituyera la herencia de su padre o de la sociedad que había sido formada hace muchos años atrás", relata la querella. El escrito da cuenta de la serie de hechos que llevaron a su cuñada María del Pilar a intentar atentar contra su vida.

En su testimonio, Agustín Molina detalló el momento en que se desencadenó la tragedia: "A raíz de los gritos de mi hija y de mi mujer procedo a bajar la escalera con el objeto de ayudar, pues María Belén gritaba que estaban asaltando a Diego, momento en que escuchamos dos disparos".

Tras esto, Molina narra que vio a Diego "en el suelo herido y al imputado José Ruz, mientras este estaba cerca de él al parecer registrándolo para sustraer algo".

En la querella, Molina pidió a la fiscalía interrogar a todo el círculo de amistades de María del Pilar Pérez, "en especial aquellos que pudieron proporcionarle información detallada del funcionamiento interno de mi hogar".

Interrogatorio
"Por instrucción de mis abogados hago uso de mi derecho a guardar silencio". Esta fue la escueta frase que pronunció María del Pilar Pérez ante el fiscal Vinko Fodich. La mujer, que ayer llegó esposada hasta la Fiscalía de Ñuñoa para ser interrogada, no quiso prestar declaración en la causa que indaga el crimen del joven y el plan para asesinar a su cuñado. Pérez tampoco quiso referirse al origen de las rencillas familiares.

La mujer aún es indagada por el homicidio de su esposo, ocurrido el 23 de abril pasado.

Sin embargo, ayer Investigaciones concluyó que las armas utilizadas en el crimen del joven economista y de Francisco Zamorano son de calibres diferentes.

Pablo Larredonda, defensor de Pilar Pérez, dijo que una vez que se levante el secreto en la investigación la arquitecta podría prestar su testimonio en el proceso, además reiteró que la mujer alega inocencia.