MEDIACENTER

Pareja de falso detenido desaparecido: "Germán lloraba cada vez que hablaba de sus hijos en Chile"

Paula Ferreira dice que Germán Cofré Martínez siempre quiso volver al país.

por Guillermo Muñoz, San Martín de Mendoza y Javiera Herrera | 21/11/2008 - 09:37

La noche del miércoles, Germán Cofré llamó a su pareja argentina, Paula Ferreira, para contarle que había declarado ante el juez Carlos Gajardo y relatarle algunos otros detalles de su regreso a Chile. Luego, Ferreira le pasó el teléfono a su hijo Paulo y Cofré hizo lo propio con el segundo de sus hijos chilenos, Israel.

Fue la primera conversación, en 34 años, que han tenido las dos familias del falso detenido desaparecido: la que reside en Santiago y la que vive en una finca a 11 kilómetros al norte de la ciudad de San Martín, en la provincia de Mendoza. En este último lugar Cofré vivía desde 2003, cuidando el terreno de 20 hectáreas de un chileno, donde cultiva olivos y uva. Es una casa pequeña, enclavada en un ambiente seco y caluroso, y donde viven, además de los Cofré Ferreira, una decena de conejos, unas cuantas gallinas, tres perros y dos gatos.

Pero, producto del acoso periodístico, la familia ha optado en estos días por quedarse dentro de la casa, donde hay una gran foto enmarcada, en que aparece Paulo tras hacer su primera comunión, abrazado de Germán Cofré, en ese tiempo (1989) con pelo negro y bigote. "No he podido salir a barrer, ni a regar, ni a darles comida a los perros", se queja Paula, pese a lo cual accede a hablar sobre su marido. 

Cofré conoció a Ferreira a fines de los 70 en Mendoza, cuando él trabajaba en plantaciones de porotos y lechugas y ella servía en casas particulares. De Mendoza, la nueva familia pasó a Guaymallén, luego a Rivadavia y, finalmente, a San Martín, siempre vinculándose a actividades agrícolas. Desde este lugar, Paula cuenta que siempre supo que Germán tenía una familia en Chile, pero que no volvía por temor y porque no regularizaba sus documentos. "Ahora mismo, cuando se fue el lunes, estaba muy nervioso y temía que le pasara algo", dice.

Con los ojos humedecidos, agrega que su marido dijo que volverá a Argentina cuando todo esté arreglado en Chile y que no sabía de la muerte de su esposa en Santiago. "Se enteró de golpe", explica. Ferreira dice que Cofré llevaba una vida muy tranquila y familiar en Argentina, que no salía en las noches y que le gustaba ver televisión. "A veces se ponía a llorar cuando veía a Pinochet en las noticias, o se emocionaba si hablaban de Colo-Colo. De su familia en Chile hablaba bastante y se ponía a llorar también cada vez que se acordaba de sus hijos", afirma. Paulo Ferreira es sobrino de Paula, pero "hijo del corazón" de la pareja.

El, de 30 años, trabaja en la planta de empaque del Vivero Las Delicias, aunque por estos días debió avisar que no iría debido al acoso periodístico y a que quería acompañar a su madre en este difícil momento.

"Queremos estar tranquilos", explica. Sobre el regreso de su padre a Chile, agrega que "estoy muy contento que se haya reencontrado con su gente. El se lo merece. Estamos felices de que esté con sus hijos. Lo que queremos es que esté todo bien. Toda persona tiene derecho a estar con su familia, ese es un regalo de la vida". Pese a que su familia en Chile realizó las gestiones legales necesarias para declarar a Cofré como detenido desaparecido y aseguran haber desconocido que estaba vivo, Eugenia Allende, ex esposa de Marcelo Cofré -hijo mayor de Germán- asegura que ellos sabían que su padre los había abandonado y que formó una nueva familia al otro lado de la cordillera. La mujer dice que en los años 1980 la familia recibió una carta de su padre, donde se comprometía a volver por ellos, cosa que nunca ocurrió. Luego, en 1995, recibieron las osamentas como pertenecientes a su padre. Además, dijo que su ex suegra, María Cisternas, le pagó $ 50 mil a la única testigo que acreditó la desaparición, Lucila Castro. La aludida se negó a hablar del tema.


Se debe asignar un frontdoor para este canal

actualizacion cada 5 minutos.

Los +
latercera.com
Consorcio Periodístico de Chile S.A. Derechos reservados
Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de Consorcio Periodístico de Chile S.A.