latercera.cl

8 de mayo de 2008

NACIONAL

Finaliza autopsia de Gerardo Rocha y familia espera entrega del cuerpo

El fundador de la Universidad Santo Tomás murió en horas de esta madrugada producto de una falla orgánica múltiple.

Juan Patricio Peña A.


05/05/2008 - 13:56

Tras permancer internado más de dos meses en la Clínica Indisa, en horas de esta madrugada falleció el empresario educacional Gerardo Rocha, a raíz de las graves quemaduras sufridas en el incendio que terminó con la vida del ex martillero público Jaime Oliva, en El Quisco.

Según el parte médico, el dueño y fundador de la Universidad Santo Tomás perdió la vida a las 04:38 horas producto de una falla orgánica múltiple, "a pesar que se le había podido reparar prácticamente el total de las quemaduras que comprometían el 42% de su superficie corporal".

Su cuerpo fue escoltado desde la clínica hasta el Servicio Médico Legal por personal de Investigaciones. La esposa, la hija, y dos abogados de la familia se encuentran al interior de la institución, realizando los trámites pertinentes.

Los médicos tanatólogos ya realizaron la autopsia al cuerpo, proceso que duró más de lo estipulado. El examen arrojó como resultado de muerte una encefalopatía hipóxica, es decir, no llegó oxígeno al cerebro, además de una bronconeumonia.

El director del SML, Patricio Bustos, indicó momentos antes de darse los resultados, que "nosotros tenemos que realizar las pericias de acuerdo a las circunstancias del fallecimiento para determinar la identidad de la persona fallecida y las causas de muerte, para ello vamos a emplear todo el tiempo que sea necesario, para entregar una pericia adecuada, para la administración de la justicia".

Semanas atrás, Rocha había presentado una falla multiorgánica producto de un shock séptico. Producto de ese cuadro desarrolló una infección pulmonar y una insuficiencia renal aguda, por la cual habría tenido que ser dializado, según relataron cercanos al directivo.

El juez titular del 13° Juzgado Civil de Santiago, Max Cancino, visitó en esa oportunidad a Rocha para interiorizarse directamente de su estado de salud. El objetivo de la diligencia era conocer su diagnóstico antes de decidir el nombramiento de su hija Karla como su representante ante la demanda civil interpuesta por la familia de Oliva por $ 2.754 millones.

articulo relacionado Caso Rocha: El sórdido crimen 
articulo relacionado Coorporación Santo Tomás lamenta muerte de Gerardo Rocha

EL DÍA