latercera.cl

28 de septiembre de 2008

NEGOCIOS

Estados Unidos: Demanda de asesores y expertos aumenta con crisis

"Es una avalancha. Nunca había visto algo así, es algo loco", dijo Tess Vigeland, conductora de un programa radial llamado Marketplace Money on American Public Media.

Reuters


26/09/2008 - 17:37

Cuando los consumidores estadounidenses se comienzan a preocupar por la economía y sus finanzas personales, algunos recurren a sus asesores financieros; el resto, busca asesoría en columnas de opinión, programas de radio y sitios de internet especializados.

"Es una avalancha. Nunca había visto algo así, es algo loco", dijo Tess Vigeland, conductora de un programa radial llamado Marketplace Money on American Public Media. "Los correos electrónicos se han triplicado, cuadruplicado", agregó.

Con Washington y Wall Street afectados por la crisis financiera y los medios titulando con el desplome de los mercados bursátiles y la quiebra de aseguradoras y bancos, los asesores financieros, especialmente aquellos en el ojo público, han visto aumentar su demanda.
Teresa Dixon Murray, quien escribe una columna semanal acerca de finanzas personales en el diario Cleveland Plain Dealer, dijo que en sus 10 años como reportera financiera, nunca había recibido tanta cantidad de llamados y correos electrónicos como ahora.

"Eso ha sido mi vida desde finales de marzo y, en cuanto a la última semana y media, definitivamente he visto mayor temor y preocupación de parte de los consumidores", señaló.

"Hay una sensación de desvalidez para la cual nadie parece tener respuestas", agregó.

Un aumento en los correos electrónicos y en el interés de la audiencia acerca de lo que es seguramente la mayor historia en una carrera emocionaría a cualquier periodista financiero, pero Vigeland dijo que su fascinación con la crisis se ha visto templada por la noción de que muchos radioescuchas reciben asesoría y consejos de su programa.

"Son las dos caras de la moneda", señaló Vigeland, quien agregó que "ahora, para mí, como una periodista de finanzas personales, existe una fascinación intelectual con lo que está ocurriendo y me voy a casa todos los días con mi cabeza dando vueltas", expresó.
No obstante, Vigeland sabe que mucha gente recurre a programas como el suyo para recibir consejos, pese a que ella usualmente recomienda consultar a sus propios asesores financieros antes de tomar decisiones.

"Todas las historias que recibimos de la audiencia, de miedo, y 'Dios mío, los titulares son terroríficos', eso te afecta", señaló, agregando que no es sólo intentar absorber la magnitud (de la crisis), sino también sentir que se tiene cierta responsabilidad de ayudar a las personas".

Por su parte, Murray dijo que ni siquiera puede comenzar a contestar los cientos de llamadas telefónicas y correos que recibe, y que ha intentado tocar los temores más comunes de la gente en sus columnas semanales: qué cuentas bancarias e inversiones están aseguradas, dónde está más seguro el dinero, qué está intentando lograr el plan de rescate federal, entre otros.

Murray está más preocupada por las historias que escucha de gente que tiene cientos de miles de dólares en cuentas de ahorro, y de aquellos que están tan asustados por un posible colapso bancario que están retirando su dinero y guardándolo en sus casas.

"Es un temor completamente irracional", dijo Murray, quienagregó que le dice a aquellas personas lo que le diría a su madre: que se adhieran a un plan de inversión sensible, que tengan una cartera de activos diversa, que no se asusten y retiren su dinero a menos que de verdad no puedan dormir por la noche.

Los asesores de finanzas personales también están recurriendo a los medios para calmar a los inversores. El corredor Charles Schwab utilizó una página completa del New York Times el jueves en la que reconoció estos "tiempos inquietantes sin precedentes" e instó a los inversores a mantener sus planes financieros a largo plazo.

En un país donde la religión es parte de la vida diaria para muchas personas y la asistencia semanal a misa continúa alta, los populares seminarios financieros basados en la Biblia también han aumentado su popularidad ante la profundización de la crisis económica.
"Recibo tantas llamadas, un 200 por ciento más a la semana", dijo Pamela Christensen, directora de los Ministerios Financieros Crown en California y Nevada.

Christensen envía a la gente a inscribirse en el sitio de internet de Crown para ser parte de seminarios locales, pero satisfacer la demanda es cada vez más difícil. En su propia iglesia, había dos grupos de estudio dedicados a aprender sobre finanzas y presupuesto, pero actualmente han debido aumentar a cuatro, y cada vez es más el número de personas que pide unirse.

"También soy asesora financiera y tengo a muchos de mis clientes preguntando qué deben hacer, dónde debieran colocar su dinero, si un banco es o no seguro, este tipo de cosas", dijo Christensen.

"Mi consejo es el mismo de siempre (...) no entren en pánico", sostuvo.