latercera.cl

5 de octubre de 2008

NEGOCIOS

Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba millonario plan financiero

El proyecto por US$700 mil millones fue aprobado por 263 votos a favor  frente a 171 votos en contra.

Agencias


03/10/2008 - 18:16

Los legisladores de la Cámara baja de Estados Unidos votaron a favor del plan de salvataje al sistema financiero de Estados Unidos dando un respiro a los mercados internacionales. La respuesta de los representantes era esperada y fue seguida de cerca por los agentes del mercado global, pues permitirá que el Gobierno de ese país cuente con el financiamiento para ejecutar un activo plan de recompra de deuda hipotecaria tóxica para intentar devolver la confianza en Wall Street y activar el decaído mercado del crédito estadounidense.

Según las tablas de la Cámara la votación por aprobar el plan fue de 263 votos a favor (de 172 representantes demócratas y 63 republicanos), frente a 171 votos en contra (correspondientes a 63 demócratas y 108 republicanos).

La votación de hoy viene precedida del fracaso de un acotado plan el lunes, ese día el proyecto solicitaba US$700.000 millones y no entregaba, a juicio de la Cámara de Representantes las garantías necesarias a los contribuyentes, por lo que fue rechazado.

El miércoles los Senadores respondieron aprobando el proyecto, esta vez más robusto, pues se le incorporaron una serie de resguardos y garantías tanto a los contribuyentes, reducciones de indemnizaciones a altos ejecutivos y reducciones tributarias que también elevaron su costo a cerca de US$850.000 millones, según cifras extraoficiales.

La mayoría de los representantes que expusieron a favor del plan durante el debate coincidieron en que la crisis ya no era de Wall Street, sino de todos los americanos.

La vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelocy, hizo incapié en los 159.000 estadounidense que perdieron su trabajo en septiembre, y reiteró que con este proyecto “la fiesta en Wall Street se terminó”. Pelosi dijo que “aprobar el plan hoy es sólo el primer paso para el siguiente trabajo de dar seguridad a la economía y a los estadounidenses”.

El legislador líder de la mayoría demócrata, Steny Hoyes (Meryland), dijo que “los estadounidenses están en problemas y esperan que actuemos (...) tenemos la oportunidad de salvar la economía y los sueños de nuestros ciudadanos”. 

A su vez, el líder de la minoría republicana, John Boehen (Ohio) “es nuestra responsabilidad actuar (...) cuando pase este proyecto recuerden nuestro lema in God we trust (en Dios confiamos ), porque vamos a necesitar su ayuda”.

Según los reportes de prensa, con la aprobación del proyecto quedan liberados inmediatamente US$250.000 millones para la ejecución de recompra de hipotecas, previa aprobación de la Casa Blanca. Además se liberan otros US$100.000 millones que serían utilizados por la administración Bush de ser necesario.

 


NUEVO PLAN ANTICRISIS
El plan que se votado hoy entre los representantes dista bastante frente al rechazado el lunes. Si bien mantiene la solicitud de compra de hipotecas tóxicas por US$700.000, se le han incorporado una serie de elementos que, a juicio de los analistas, protegen a los contribuyentes.

1.-Se eleva de US$100.000 a US$250.000 la garantía que se aplica a los depósitos de los clientes bancarios cuando una entidad se ve abocada al cierre o a la quiebra. Es medida tiene por objeto mantener la confianza en el sistema bancario y evitar la fuga de dinero de una entidad a otra.

2.-Millones de contribuyentes con ingresos medios se beneficiarán de la exención a la llamada "Tasa Mínima Alternativa", una norma que, en general, implica impuestos más elevados.

3.-Se conceden desgravaciones fiscales y otros incentivos para las empresas o particulares que inviertan en energías renovables, como plantas solares o eólicas, producción de etanol celulósico, o en la compra de coches eléctricos o híbridos.

4.-Se otorgan exenciones fiscales para las empresas que inviertan en nuevos mercados, en investigación y desarrollo, así como a los pequeños comercios y restaurantes que inviertan en mejoras.

5.-Se da autoridad a la Comisión de Valores estadounidense para prohibir la práctica conocida como "mark to market", que permite a las entidades asignar a un bien el valor de mercado.
Estas medidas se unen a otras ya contenidas en el programa, como las siguientes:

1.-Los contribuyentes recibirán derechos de compra de acciones (warrants), con lo que se beneficiarán si las empresas que reciben la ayuda se recuperan.

2.-El Gobierno limitará los ingresos de los directivos de las compañías participantes en el programa. Los jefes de empresas en quiebra no podrán recibir beneficios multimillonarios cuando sean despedidos, los cuales se conocen en el argot financiero estadounidense como "paracaídas dorado". El Gobierno también elevará los impuestos a firmas que paguen a sus directivos por encima de US$500.000 al año.

3.-Se establecerá un consejo de supervisión del programa, que incluirá al presidente de la Reserva Federal, el de la Comisión del Mercado de Valores, el director de la Agencia Federal de Financiación de Viviendas y el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano.