latercera.cl

21 de noviembre de 2008

NEGOCIOS

Creadores de principales hedge funds del mundo niegan ser responsables de crisis

El Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes de EEUU sentó a estos cinco magnates para oír sus historias desde sus propias bocas.

La Tercera.com


21/11/2008 - 18:29

Se declaran inocentes. Los principales gestores de hedge funds del mundo dicen no tener abosultamente nada que ver con el origen de la crisis financiera mundial. George Soros, presidente del Soros Management Fund; James Simons, presidente de Renaissance Technologies; Philip Falcone, co-fundador de Harbinger Capital; John Paulson, de Paulson & Co, y Kenneth Griffin, fundador y consejero delegado de Citadel concuerdan al sindicar al sistema financiero imperante como el que ocasionó la coyuntura.

El Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sentó a estos cinco magnates que ganaron más de US$800 millones en 2007 para oír sus historias desde sus propias bocas.

En tiempos de crisis, el que alguien gane esas cifras simplemente por realizar unas órdenes de compra en el momento adecuado les ha acarreado mala fama, mientras ellos no se cansan de repetir que no tienen responsabilidad alguna en la crisis y que si ganan lo que ganan es porque hacen que sus clientes ganen mucho dinero.

"Ustedes cinco son más ricos que Dios", dijo uno de los 43 miembros del Comité en un momento dado, según la transcripción del intercambio de The Wall Street Journal.

Los hedge funds son grandes fondos no regulados, basados en paraísos fiscales, que en general asumen fuertes riesgos. Y han recibido duras críticas por la escasa fiscalización que recae sobre ellos.

Por ejemplo, Paulson es sindicado como uno de los reyes de las ventas cortas que ha aprovechado al máximo la crisis actual, beneficiándos de las caídas de los bancos de Inglaterra, ya que mantenía posiciones cortas en estas entidades bancarias.

Y los gestores de los hedge funds no se mostraron complicados con sus fortunas ni con la forma en que hacen negocios. Falcone abrió la sesión proclamando su "orgullo por lo que hemos hecho en Harbinger", seguido del recordatorio de que "la compensación en el sector se basa en los resultados".

No olvidaron recordar su origen humilde, señalando que no todos nacieron en cuna de oro. "No todos hemos nacido en la Quinta Avenida", dijo Falcone, en referencia a la avenida más exclusiva de Nueva York.

Soros, que escapó del Holocausto de milagro, defendió una mayor regulación del sector y dijo que "una recesión mundial es ahora inevitable, y la posibilidad de una depresión no puede ser descartada".

Los cinco admitieron como inevitable un aumento de la regulación del sector en el escenario actual, pero alertaron contra ir demasiado lejos.

Finalmente, algunos parlamentarios admitieron que las pérdidas de los hedge este año -que han provocado una oleada masiva de reembolsos y el cierre de numerosos fondos- son un efecto y no una causa de la crisis. Pero, aun así, se mostraron a favor de una mayor regulación para evitar "universos paralelos financieros sin regulación de derivados exóticos gestionados por hombres sin rostro que ejercen unas fuerzas impredecibles sobre el mercado".