latercera.cl

6 de mayo de 2008

TENDENCIAS

Los riesgos de permanecer en la zona del volcán

Enfermedades respiratorias e irritación en los ojos son las consecuencias más primarias que la exposición prolongada a las cenizas emanazadas el Chaitén puede causar a la salud de las personas.

Adriana Tapia


06/05/2008 - 08:45

Aunque aún queda mucho por estudiar sobre los efectos que tendrá en la naturaleza y en el ser humano la actividad volcánica del Chaitén, lo cierto es que en este momento hay quienes viven en primera persona los síntomas de un macizo en plena vigencia.

Carabineros y personal del ejército apostados en la zona para resguardar a los habitantes que no quieren abandonar la ciudad -por temor a dejar sus propiedades y negocios solos-, serán los principales afectados, pues respiran ahora y en forma constante la nube tóxica que emana el volcán.

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS
Es fácil identificar que una de las principales consecuencias de la ceniza volcánica -que ha cubierto la zona del volcán en la X Región y sus alrededores, alcanzando incluso la Argentina-, es la inflamación de las vías respiratorias, la irritación de ojos y la excesiva mucosa. Todo, pues la ceniza tiene partículas de diámetro tan pequeñas, que resultan de muy fácil inhalación.

Pero una de las mayores preocupaciones es la exposición prolongada y sus secuelas futuras, como por ejemplo, el aumento de las enfermedades bronquiales e inflamatorias obstructivas. Incluso, "las personas que ya tienen asma o enfermedades repiratorias obstructivas crónicas pueden agudizar su problema", señala el doctor Leandro Biagini, Epidemiólogo y director Médico de Megasalud.

Aún más, en caso que la emanación de cenizas aumente, "podría ser imposible respirar, provocándose cuadros de sofocación tanto en humanos como animales", señala el facultativo quien además es profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

En todo caso, para cualquiera de estos escenarios, la utilización de mascarillas como medida de protección, en primera instancia, es efectiva siempre que se haga de manera correcta. Esto es, tapando nariz y boca. Sin embargo, frente a una exposición extendida y con una carga de cenizas superior a la actual, su uso se vuelve inseguro.

SILICOSIS
Según el tipo de roca presente en este volcán, las emanaciones estarían compuestas fundamentalmente por azufre y sílice, por lo que el doctor Biagini, señala que "no se descarta que las personas presentes en este momento en la zona puedan desarrollar silicosis".  Enfermedad que provoca fiebre, tos, pérdida de peso y principalmente una dificultad respiratoria aguda.

No obstante, y aunque es factible la posibilidad de que se manifiesten casos de esta patología, el facultativo indica que es poco probable mientras la exposición no sea prolongada y con niveles muy elevados de contaminación producto del humo tóxico.

EL DÍA