latercera.cl

15 de mayo de 2008

TENDENCIAS

Investigadores comprueban los efectos de sumar un ultrasonido en el diagnóstico de cáncer de mamas

Un grupo de expertos estadounidenses informó que utilizar ultrasonido además de mamografías permitiría a los médicos detectar muchos más cánceres de mama en mujeres en alto riesgo.


14/05/2008 - 15:38

"Las mamografías sólo detectan la mitad de los cánceres de pecho presentes. Si sumamos ultrasonido a la mamografía, observamos un 78% de los tumores", dijo la doctora Wendie Berg, de los Servicios Estadounidenses de Radiología de la Johns Hopkins en Maryland, quien dirigió el estudio.

Berg señaló que la mayoría de los cánceres que se identificaron con ultrasonido eran tumores invasivos muy pequeños que aún no se habían expandido a los nódulos linfáticos.

"Estos son los tipos de cáncer que más necesitamos encontrar", agregó la autora, cuyo estudio fue publicado en Journal of the American Medical Association.

"El ultrasonido es muy bueno detectando cánceres invasivos", añadió la experta en una entrevista telefónica.

La investigación fue diseñada para ver si la técnica de ultrasonido podía mejorar las posibilidades de encontrar tumores de mamas en las mujeres en alto riesgo con tejido mamario denso, lo que hace que la enfermedad sea más difícil de identificar en una mamografía estándar, que es un tipo de rayo X.

Estudios más pequeños en centros individuales habían notificado resultados exitosos con este enfoque, pero Berg quería ver si los hallazgos se repetían en un estudio a largo plazo.

El ultrasonido puede ser engañoso. "Es un examen en tiempo real que depende de que la persona que realiza el control perciba una anormalidad mientras lo está efectuando. Ninguna observación de la imagen posterior puede compensar eso", manifestó Berg.

El equipo estudió a 2.809 mujeres entre abril del 2004 y febrero del 2006, en 21 centros. Las pacientes se sometieron sólo a mamografía o a mamografías más ultrasonido.

Las mujeres tenían 25 años o más y presentaban mamas grandes, lo que implicaba que más de la mitad de sus pechos consistía en tejido graso.

Dentro del primer año de control, 40 pacientes fueron diagnosticadas con cáncer de mama. La mamografía sola halló 12 tumores, mientras que si le sumaban el ultrasonido se podían encontrar 20 cánceres más. Las pruebas no detectaron los otros casos, que luego fueron identificados con pruebas posteriores.

"Eso produce mucho estrés innecesario y por supuesto suma costos al sistema médico", finalizó Berg.

Reuters

EL DÍA