latercera.cl

1 de junio de 2008

TENDENCIAS

Corto circuito crea problemas a la sonda Phoenix

La NASA afronta un nuevo y pequeño  problema con la sonda Phoenix, en labores desde el domingo sobre el polo norte de Marte.


30/05/2008 - 17:41

Tras una breve pérdida de contacto días atrás entre el control de la misión y la sonda, ahora es un cortocircuito a  bordo lo que preocupa a los científicos.

El problema compromete a uno de los instrumentos de Phoenix, utilizado para analizar hielo y muestras de terreno extraídas del suelo marciano.

La complicación surgió durante las pruebas a las que fue sometida hoy la sonda. Los científicos consideran que no se trata de un problema crítico y están trabajando sobre posibles soluciones.

La sonda Phoenix debe comenzar con una investigación que durará 90 días en la región polar norte del planeta rojo, para ello cuenta con tecnología para realizar estudios físicos y químicos y de esta manera saber si existen gérmenes o rastros de ADN que puedan determinar las condiciones para que el hombre llegue a este lugar en un futuro no tan lejano.

Durante esta exploración, el brazo robótico de aluminio y titanio -que puede excavar hasta 60 cm de profundidad-, tendrá que estudiar si el hielo se derritió en alguna época y deberá buscar rastros orgánicos en el terreno para determinar si alguna vez el lugar fue propicio para la aparición de vida.

La nave Odyssey fue la primera en descubrir en 2002 la existencia de agua congelada a pocos centímetros de la superficie de la zona polar de Marte, transformándose en un área de interés para los científicos de la Nasa.

Este hallazgo generó gran expectación, pues aunque dicha área actualmente tiene temperaturas muy bajas que impiden la existencia de vida, se especula que en algún momento esta zona pudo estar iluminada por el Sol y, por lo tanto, tener agua líquida y algún tipo de organismo.

Los científicos están ansiosos por comenzar los movimientos del brazo robótico que recogerá las primeras muestras del gélido terreno donde se posó la nave e iniciar el estudio del territorio no explorado de la superficie marciana.

Tras tocar la superficie de Marte, la sonda desplegó sus paneles solares y dos horas después envió las primeras 50 imágenes de prueba desde Marte, la mayoría de su propia estructura, confirmando así que había llegado a salvo a su destino.

EL DÍA