latercera.cl

28 de junio de 2008

TENDENCIAS

Papa inaugura el Año Paulino en la basílica romana de San Pablo Extramuros

Con motivo de su celebración, Benedicto XVI ha concedido una indulgencia plenaria para todos los fieles que visiten la basílica romana de San Pablo Extramuros, los que asistan a una misa en honor del llamado Apóstol de los Gentiles y a los impedidos y enfermos que se unan al evento.

EFE


28/06/2008 - 13:55

El papa Benedicto XVI inauguró hoy el Año Paulino, dedicado a San Pablo, en la basílica romana de San Pablo Extramuros, en una ceremonia en la que también estaba el Patriarca Ecuménico Bartolomé I y los representantes de otras iglesias y comunidades cristianas.

Benedicto XVI alumbró en la basílica el primer cirio del brasero, que estará encendido durante todo el Año Paulino, junto con el Patriarca Ecuménico.

Tras encender el cirio, se abrió la Puerta Paulina de San Pablo Extramuros, por la que el Pontífice pasó en procesión.

La presencia en la ceremonia de Bartolomé I fue destacada por el Papa durante la homilía de las Primeras Vísperas del Año Paulino, al señalar que su asistencia era "motivo de intima alegría", ya que suponía "un particular carácter ecuménico".

El Año Paulino está dedicado a San Pablo en el aniversario de los dos mil años de su nacimiento y durará hasta el 29 de junio de 2009, festividad de san Pedro y san Pablo.

Con motivo de su celebración, Benedicto XVI ha concedido una indulgencia plenaria para todos los fieles que visiten la basílica romana de San Pablo Extramuros, los que asistan a una misa en honor del llamado Apóstol de los Gentiles y a los impedidos y enfermos que se unan al evento.

La indulgencia es la reducción o eliminación de las penas que derivan de haber cometido un pecado y puede obtenerse en determinadas condiciones siempre que se esté en estado de gracia, según el "Enchiridion Indulgentiarum", el manual de las indulgencias.

El Pontífice dedicó la homilía a explicar quién fue el apóstol san Pablo y cómo han de interpretarse en la actualidad sus enseñanzas.

"San Pablo es el maestro de la gente y sus palabras se abren al futuro, hacia todos los pueblos y todas las generaciones. San Pablo no es para nosotros una figura del pasado, que recordamos con veneración. Es también nuestro maestro", explicó.

Y añadió: "Por ello, he convocado este Año Paulino especial. Para escucharlo y para aprender de él, como nuestro maestro, la fe y la verdad en las que se han fundado las razones de la unidad entre los discípulos de Cristo".

En la ceremonia estuvo presente también el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, que hoy fue recibido en audiencia privada por Benedicto XVI, y el secretario de Estado vaticano, cardenal Tarcisio Bertone.

EL DÍA