latercera.cl

24 de agosto de 2008

TENDENCIAS

Google entra de lleno en la lucha contra el cambio climático

La empresa realiza principalmente inversiones en empresas que trabajan en proyectos para abaratar la producción de energía eólica, solartermal y geotérmica.

EFE


23/08/2008 - 03:33

El buscador de Internet Google, que parece estar presente en todos los ámbitos de la red, ha entrado también de lleno en la lucha contra el cambio climático dónde, asegura, puede ser más eficiente que científicos y políticos.

Dan Reicher, director de Iniciativas de Clima y Energía de Google.org, división filantrópica del buscador, dijo que es necesario combinar "política, tecnología y financiación si quieres combatir el cambio climático".

"Aquí en Google podemos poner todas estas cosas bajo un mismo techo", afirmó Reicher, que trabajó en el equipo del Presidente Bill Clinton en el área de energías renovables pero cree que en Google.org dispone "de más flexibilidad" para lograr estos objetivos.

La organización tiene sólo unas 45 personas en plantilla, pero recurre habitualmente a los empleados de Google generalmente ingenieros que pueden por contrato dedicar un 20 por ciento de su tiempo de trabajo a proyectos de su interés.

Google.org quiere presionar al gobierno de EEUU y tiene previsto lanzar un producto este otoño "que esperemos ayude a mover las cosas en Washington en materia de energías limpias", dijo Reicher sin querer dar más detalles.

Su división se ha marcado como objetivo lograr que las energías renovables sean en breve más baratas que las obtenidas con la combustión de carbón, "porque hasta que no puedan competir con el carbón no llegaremos muy lejos", afirma.

Para ello, Google.org realiza principalmente inversiones en empresas que trabajan en proyectos para abaratar la producción de energía eólica, solartermal y geotérmica y concede becas a investigadores con proyectos que considera prometedores.

Precisamente esta semana, Google.org anunció una inversión de 10,25 millones de dólares (7 millones de euros) en tecnología para producir energía geotérmica.

Los fondos se aplicarán en el desarrollo de instrumentos más precisos de localización, herramientas para obtener más información sobre los sistemas geotérmicos (EGS) y para incluir este tipo de energía en la agenda política.

"La energía geotérmica no ha sido totalmente comercializada pero si conseguimos que funcione su potencial es inmenso", señaló Reicher.

Google.org también está buscando empresas dedicadas a la producción de ésta y otras fuentes limpias de energía en Europa. Reicher comentó que han mirado "algunos proyectos en España" y que esperan poder trabajar también en esta región en el futuro.

El experto explicó que su organización aprovecha además servicios de Google y los aplica en la lucha contra el cambio climático.

Por ejemplo, el buscador tiene un servicio llamado SketchUp que permite diseñar edificios en tres dimensiones.

"Lo aplicamos en un proyecto real de energía geotérmica en Australia para mostrar las instalaciones a los inversores", señaló Reicher. "Un panel solar o una turbina de energía eólica es fácil de enseñar, pero lo que está bajo tierra es más complicado".

Igualmente, Google.org usa el servicio de imágenes aéreas Google Earth para ayudar a los ingenieros a visualizar los mejores lugares para obtener este tipo de energía y cuelga vídeos sobre los avances en este campo en YouTube.

Google.org está utilizando también a los conductores que toman las fotos de Street View, un servicio que muestra imágenes de numerosas ciudades del mundo a pie de calle, para probar una flota de automóviles eléctricos y comparar su consumo con otras alternativas en el mercado.

El estudio, llamado RechargeIT, ha demostrado que estos vehículos son hasta tres veces más eficientes que algunos modelos de automóviles híbridos y casi siete veces más que ciertos monovolúmenes con motor de gasolina.

Por supuesto, estos vehículos son realmente ecológicos sólo si sus usuarios utilizan energías renovables para recargarlos, y Reicher opina que esto sucederá mucho antes de lo que esperamos.

"En años y no décadas habrá millones de automóviles eléctricos recargándose en una red eléctrica verde", dijo.

EL DÍA