latercera.cl

27 de agosto de 2008

TENDENCIAS

Experto de la UC recibe Premio Nacional de Ciencias Aplicadas

El investigador José Miguel Aguilera obtuvo el galardón gracias a sus 30 años de estudio de las estructuras de los alimentos.

Daniela González


26/08/2008 - 09:13

El profesor Aguilera ha participado en más de 20 proyectos financiados por Conicyt.

El profesor Aguilera ha participado en más de 20 proyectos financiados por Conicyt.

Hace 30 años, en el mundo de la ingeniería química alimentaria se imponía la posibilidad de solucionar el hambre mundial con proteínas extraídas de microorganismos que se integrarían a un polvo que permitiría alimentar a la gente más pobre. Fue ese desafío el que llevó a José Miguel Aguilera (60), doctor en alimentos y profesor del Departamento de Ingeniería Química y Bioprocesos de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica, a optar por embarcarse en el área de la ingeniería en alimentos. Opción que ayer le valió obtener el Premio Nacional de Ciencias Aplicadas.

Claro que hoy Aguilera reconoce a La Tercera que esa manera de acabar con la hambruna fue un "error conceptual,  ya que los seres humanos no se alimentan de polvo y la comida no se puede reemplazar de esa manera". Aunque la idea no prosperó, luego de titularse de ingeniero civil de industrias en la Universidad Católica el experto se especializó en ingeniería química en alimentos hasta llegar a obtener un máster de Ciencia en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), un máster en Business Administration, en la Texas A&M University, y un doctorado en Ciencias de los Alimentos en Cornell University, todas entidades de EE.UU.

RECONOCIMIENTO
El premio que la ministra de Educación, Mónica Jiménez, le entregó ayer vino a coronar 30 años de trayectoria. La decisión la tomó el jurado presidido por Jiménez, e integrado también por Víctor Pérez, rector de la U. de Chile; Edgar Kausel, el último galardonado; Sergio Lavanchy -rector de la U. de Concepción- y Vivian Heyl, presidenta de Conicyt.

El aporte pionero de Aguilera en el estudio de las estructuras de los alimentos para hacerlos más saludables y funcionales, fue una de las razones que se esgrimieron para argumentar una posición que fue unánime y que le vale -además del diploma- una suma de $ 14.000.000 y una pensión vitalicia de 700 mil pesos mensuales.

Según el jurado, el premio también busca reconocer más de 30 años de contribuciones sustanciales a la formación de investigadores nacionales e internacionales. Vivian Heyl, presidenta de Conicyt, indicó que Aguilera ha participado  en 21 proyectos de investigación financiados por esa institución, los que han representado un aporte vital al desarrollo de la tecnología de los alimentos.

El profesor ya había sido premiado en 2002 con la distinción Alexander von Humboldt en Alemania por su aporte al desarrollo de la ciencia. Además de ser el primer chileno en recibir esa distinción, fue el primer iberoamericano en ganar el premio Marcel Loncin, que otorga el Instituto Tecnológico de Alimentos de EE.UU.

EL DÍA