latercera.cl

7 de noviembre de 2008

TENDENCIAS

Recibir un riñón nuevo mejoraría el funcionamiento cerebral

Expertos estadounidenses comprobaron que un transplante de riñón permite la recuperación de la función cognitiva, deteriorada producto de la diálisis.

Reuters


07/11/2008 - 09:38

Las personas con enfermedad renal suelen padecer deterioro cognitivo, pero el trasplante de riñón puede mejorar su funcionamiento cerebral, reveló un estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad de Nefrología, en Filadelfia, Estados Unidos.

Se sabe que la enfermedad renal crónica o avanzada que requiere diálisis está vinculada con un deterioro en la función cognitiva. Estudios previos pequeños habían sugerido que el deterioro mental en los pacientes dializados se revertía con un trasplante renal exitoso.

Para investigar más al respecto, el doctor Mark Unruh, de la University of Pittsburgh en Pennsylvania, y sus colegas evaluaron el desempeño cognitivo antes y después del trasplante de riñón en 37 pacientes con enfermedad renal avanzada.

Los expertos también analizaron la función cognitiva en otros dos momentos en un grupo de control de 23 pacientes con enfermedad renal avanzada que no fueron trasplantados.

El equipo de Unruh reveló una mejora estadísticamente significativa en el desempeño en pruebas de aprendizaje verbal y memoria, atención y lenguaje después de que los pacientes recibieron los trasplantes.

Los expertos no encontraron esas mejoras en los pacientes que no recibieron un riñón nuevo. De hecho, los resultados de los exámenes cognitivos empeoraron con el tiempo en el grupo de control.

"Mientras que aquellas personas tratadas con un trasplante renal mostraron mejoras pequeñas pero importantes en áreas específicas de desarrollo cognitivo, el grupo de comparación que no recibió un trasplante presentó deterioros en la función cognitiva", comentó Unruh.

"Estos resultados confirman los de trabajos previos con cantidades menores de pacientes y validan los hallazgos de estudios que examinaron sólo a los receptores de una porción de riñón", añadió el experto.

Además, Unruh dijo que estos resultados respaldan la posición de que el trasplante riñón brinda un reemplazo óptimo de la función renal y "una oportunidad para mejorar la calidad de vida y la rehabilitación de los pacientes con enfermedad renal crónica avanzada".