latercera.cl

3 de mayo de 2008

TENDENCIAS

Estrógeno incentiva sentimientos de poder en las mujeres

Investigadores pudieron determinar que al experimentar triunfos esta hormona aumenta significativamente.


01/05/2008 - 16:47

El estrógeno incentiva los sentimientos de poder y competencia en las mujeres de un modo muy similar a como lo hace la testosterona en los hombres, según revelaron investigadores en un estudio que muestra que la necesidad de ganar es tan femenina como masculina.    

Como señalan los autores del estudio, los niveles de estrógeno se disparan en las mujeres motivadas por el poder cuando ganan y desciende cuando pierden.

"La biología de la dominancia en las mujeres ha sido muy poco investigada (...) Tiene muchos paralelos con los hombres y la testosterona", dijo Steven Stanton, de la University of Michigan, quien dirigió el estudio.    

EL ESTUDIO
El mes pasado, investigadores británicos informaron que los operadores financieros hacían más dinero cuando sus niveles de testosterona estaban altos.    

Con este antecedente, Stanton -que trabajó con el experto alemán Oliver Schultheiss de la Universidad FriedrichAlexander en Erlangen-, quería ver si el estrógeno o la testosterona se veían afectados cuando las mujeres competían.    

"En este estudio pusimos a las mujeres en una contienda cara a cara donde competían en un computador en 10 rounds", indicó Stanton.    

"Después de cada round se les dijo si habían ganado o perdido y podían ver la reacción de la otra participante al éxito o al fracaso", agregó.   También se tomaron muestras de saliva para medir sus niveles hormonales.    

PERSONALIDAD
El estrógeno se relacionó también con el tipo de personalidad y las mujeres, la mayoría de entre 20 y 30 años, estaban divididas.    

"Cuanto mayor era el nivel de estrógeno, mayor esta medición de motivación por poder", según el investigador.    

Los investigadores encontraron que el estrógeno y la necesidad -no consciente de dominación- están relacionadas en las mujeres. Además, señalaron que este vínculo es más fuerte en las mujeres solteras y en las que no toman anticonceptivos orales.

Por otra parte, las mujeres que parecían tener menos necesidad de dominar se veían afectadas de diferente forma, señaló Stanton.    

"En aquellas que no estaban motivadas por el poder, si ganaban, su estrógeno bajaba. Si perdían, su estrógeno aumentaba un poco", añadieron.     

"El estrógeno es muy potente en términos de conducta y realmente es una hormona muy cercana a la testosterona. En los mamíferos femeninos, el estrógeno se ha ligado al dominio, pero ha habido pocos estudios que analicen el rol conductual del estrógeno en las mujeres", finalizó el autor.

Reuters

EL DÍA