latercera.cl

11 de noviembre de 2008

EDUCACION

Sistema escolar sueco atrae la atención internacional en educación

Las "friskolor" o escuelas independientes funcionan a través de empresas privadas que reciben el financiamiento gubernamental y operan las escuelas de forma rentable.

AP


09/11/2008 - 18:36

Puede sonar como algo fuera de lugar en Suecia, parangón de la asistencia social desde el nacimiento hasta la muerte, pero una amplia reforma del sistema escolar ha sobrevivido a los críticos y 16 años después se está propagando y atrayendo interés en el exterior.

"Pienso que la mayoría de la gente, padres y niños, aprecian el poder escoger", dijo Bertil Ostberg, del Ministerio de Educación. "Se puede escoger a qué escuela se desea asistir y eso es atractivo para la gente", señaló.

Desde que fue introducido el cambio en 1992 por el gobierno de centroderecha que reemplazó brevemente al gobierno social demócrata que había estado durante largo tiempo en el poder, las cifras han repuntado: en 1992, 1,7% de los estudiantes de secundaria y 1% de los escolares de primaria estaban en escuelas privadas.

Ahora las cifras son de 17% y 9% respectivamente.

Antes de la reforma, la mayoría de las familias dependían de las escuelas de gobierno con un programa nacional único. Ahora pueden recurrir a las friskolor o escuelas independientes, las cuales escogen sus propios métodos de enseñanza y su personal, y administran sus propios edificios.

Estas siguen siendo financiadas totalmente por el gobierno y no tienen permitido cobrar colegiaturas. La diferencia es que el financiamiento gubernamental va a empresas privadas, las cuales tratan de operar las escuelas de forma más rentable, conservando aquella cantidad de dinero de los contribuyentes que puedan ahorrar.

Bure Equity, una empresa que cotiza en la Bolsa de Valores de Estocolmo, es el mayor operador de escuelas privadas en Suecia y se está expandiendo rápidamente. En el primer trimestre de este año, la ganancia neta de su cartera de educación subió 33% a tres millones de dólares.

Tal ganancia molesta a los suecos, quienes piensan que los contribuyentes no deberían estar enriqueciendo a las corporaciones.

Los socialdemócratas se opusieron fuertemente al cambio, considerándolo anti-igualitario, pero cuando fueron reelegidos al poder en 1994, encontraron que era muy popular y lo dejaron, aunque impusieron ciertas restricciones.

Barbro Lillkaas, una contadora de 40 años, está evaluando inscribir a su hijo en una escuela privada, y no le importa la cuestión de las ganancias de la empresa.

"Si manejas una buena operación, entonces tienes una utilidad, pero no vas a tener estudiantes si eres malo", señaló. "Tienes que realizar un buen trabajo para obtener dinero. Eso es aún más importante para una escuela privada", agregó.

En la cadena Vittra de 27 escuelas pertenecientes a Bure Equity, niños de diferentes edades compartes salones de clase y tienen programas de estudios personales diseñados a sus necesidades y aptitudes.

A pesar de que en el inicio fue etiquetado como elitista, el nuevo sistema ha ganado apoyo gradualmente y está siendo reconocido como exitoso.

Andrew Coulson, un experto en educación del Instituto Cato, un grupo libertario en Washington, D. C., calificó el programa sueco como "un faro que es más tipo comercial que cualquier otro entre los países ricos", pero señaló que él tenía advertencias.

En un correo electrónico apuntó que el sistema necesita ser más flexible sobre cómo se puede gastar el dinero, sobre el enrolamiento de estudiantes y la selección de plan de estudios. "No es un programa muy de tipo comercial, pero ya que es el mejor disponible en el mundo rico. Definitivamente merece ser observado", agregó.

Michael Fallon, quien trabajó en el pasado gobierno conservador británico, dijo que su partido está trabajando sobre un plan similar para ser implementado si derrota al partido Laborista en el poder en la próxima elección.

"Es un modelo que claramente está funcionando y necesitamos aprender de eso", señaló Fallon, quien visitó Suecia en mayo.

En Estados Unidos existen escuelas privadas financiadas con dinero público para niños de bajos recursos en algunas áreas, incluidos Washington D.C., Wisconsin y Ohio, pero el tema aún aparece de vez en cuando en la campaña presidencial estadounidense.

Algunos suecos dicen que el sistema privado drena fondos públicos a la educación pública, pero funcionarios señalan que las escuelas independientes han obligado a las escuelas públicas a elevar su nivel y mejorar su eficiencia.

"Actualmente, pienso que tenemos al menos la misma calidad o mejor que algunas escuelas independientes porque realmente nos metimos a la batalla y utilizamos nuestro dinero de una manera mucho mejor", dijo Eva-Lotta Kastenholm, quien está encargada de escuelas públicas en Sollentuna, un suburbio de Estocolmo.