latercera.cl

1 de junio de 2008

CULTURA

Director de Los Debutantes vuelve con cinta sobre crisis de los 30 años

Su director, Andrés Waissbluth, la califca como una película sensual y menos cruda que Los Debutantes. Se estrena en agosto.

Alejandra Zúñiga C.


30/05/2008 - 17:44

Andrés Waissbluth y Pablo Macaya.

Andrés Waissbluth y Pablo Macaya.

Andrés Waissbluth y Pablo Macaya.

199 Recetas para ser Feliz.

La búsqueda de la felicidad. Eso es lo que persiguen los personajes de esta historia y también su director, Andrés Waissbluth, quien con 199 Recetas para ser Feliz presenta el próximo 7 de agosto su segundo trabajo, luego de aquel mediático inicio llamado Los Debutantes (2003).

La película narra la historia de un matrimonio joven en crisis que se va a vivir a España en busca de nuevas oportunidades. Tomás (Pablo Macaya) trabaja como asistente de marketing en una editorial en la que está encargado de promocionar la venta de un libro de autoayuda llamado 199 Recetas para ser Feliz y mientras "vende" la felicidad ve cómo su vida se viene abajo.

Sin embargo, no es un problema monetario o sentimental el que lleva a la pareja a viajar, ya que su "tragedia" radica en el enfrentamiento con la treintena y los cuestionamientos internos que ello implica, haciendo al personaje de Macaya mirar hacia atrás y evaluar qué ha hecho con su vida. "La película trata de enfrentarse a esa crisis donde se evalua la vida, porque a los 20 uno tiene una imagen de lo que quiere ser a los 30 y cuando llega esa edad es hora de contrastar si ese proyecto se realizó o no", comenta a LaTercera.com su director.

La historia se basa en el cuento Mujer Desnuda Fumando en la Ventana, de Marcelo Leonart (Los Treinta) -con el que recibió el Premio Juan Rulfo en 1998-, quien además hizo la adaptación en conjunto con Cristián Jiménez y Nona Fernández.

"Este proyecto surge cuando estoy filmando Los Debutantes. En esa época leo el cuento de Marcelo y me parece que hay una historia súper potente ahí, por lo que se inicia la idea de tomarla como segundo proyecto y al mismo tiempo, algo que surgía de la historia pero que estaba más del lado de mis intereses, el tema de la felicidad, de su búsqueda, de si somos felices los chilenos o porqué nos cuesta ser felices", comenta.

FRENTE A FRENTE
Es difícil no comparar una cinta con otra. El debut de hace cinco años y lo que Waissbluth presenta ahora con todo el aprendizaje, los años, arrepentimientos y reflexiones que ello implica; más aún cuando se habla de la segunda película de un cineasta que con su primer trabajo presentó una película donde los comentarios más recurrentes estaban relacionados con el buen manejo técnico, la crudeza de la historia y la estructura del relato, donde escenas brutales de violencia y sexo no se hacían esperar, incluyendo tomas como la de Antonella Ríos -quien debutó en esta película- cubierta sólo con crema batida bailando sin pudor ante la cámara y los ojos de los espectadores.

"Por un lado son películas muy distintas pero también hay gran continuidad. Los Debutantes, al estar inmersa en un mundo de pobreza y marginalidad adquiere un color distinto a ésta que trata sobre un matrimonio que se va a Barcelona en términos burgueses, de gente acomodada que piensa que en Europa hay más posibilidades, sin ser ello un asunto de supervivencia. Los Debutantes se trata sobre la pérdida de la inocencia y esta nueva película es después de la inocencia perdida", afirma.

De igual forma, el tema del sexo es nuevamente importante en la historia, aunque el director comenta que visto desde prismas diferentes. "Los Debutantes era más sexual" en términos más literales y aunque en 199 Recetas para ser Feliz hay "escenas de sexo bastante fuertes para lo que estamos acostumbrados, es una película sensual".

EL DÍA