latercera.cl

1 de julio de 2008

CULTURA

Periodista insiste en querer analizar restos de Hitler

Sin embargo, Rusia afirmó que la muerte en 1945 del líder del Tercer Reich "es incuestionable".


29/06/2008 - 16:06

Un periodista que investiga a Adolf Hitler en Argentina aseguró hoy que insistirá en su pedido a Moscú para analizar los restos del Führer, luego de que Rusia afirmó que la muerte en 1945 del líder del Tercer Reich "es incuestionable".

El argentino Abel Basti pidió que se realicen análisis genéticos a los restos que Moscú dice conservar y que, según el periodista, no se corresponden con los de Hitler, quien "no se suicidó, sino que escapó a la Patagonia argentina", según afirmó.

"No sé en que se basa el gobierno ruso para ratificar que son los restos de Hitler los que conservan", dijo Basti, autor de dos libros sobre el tema, al referirse a las declaraciones de Moscú sobre los restos del líder del Tercer Reich.

Victor Zviaguin, jefe del Departamento de Identificación Personal del Centro Ruso de Medicina Forense, aseguró el viernes en su país que "los rumores de que Adolfo Hitler no murió en 1945 no responden a la realidad", aunque admitió que un informe de la autopsia fue redactado incorrectamente, lo que dio motivo a los historiadores a sentir dudas.

"Un experto del Frente de Bielorrusia, al investigar los restos mortales en cuestión en 1945, cometió varios errores en la descripción que dejó", explicó Zviaguin.

Sin embargo, Basti resaltó que "existen más elementos de prueba para mostrar el escape que el suicidio, del cual no existen pruebas tangibles".

"No se entiende porque esta negación a los estudios de ADN o a análisis hechos por investigadores independientes", expresó el periodista, quien busca realizar una prueba genética que compare los huesos del Führer con los de su hermana Paula, fallecida en 1960 y sepultada en Baviera.

"Así se sabrá que Hitler no se suicidó en Berlín en 1945. Se escapó, pasó por España y desembarcó en la Patagonia", manifestó.

Abel Basti vive en la sureña ciudad argentina de Bariloche y desde hace años intenta armar un rompecabezas sobre el destino que corrieron los nazis al cabo de la Segunda Guerra Mundial.

"Los rusos dicen conservar un trozo de mandíbula y otro del cráneo de Hitler, este último con un disparo de bala. Pero ni aquellos investigadores que creen en el suicidio pueden sostener una teoría seria en base a esa prueba", sostuvo el periodista, quien recogió en sus libros testimonios de gente que asegura haber visto e incluso atendido a Hitler.

EL DÍA