latercera.cl

7 de agosto de 2008

CULTURA

Andy Warhol, la "estrella" del arte pop, cumpliría 80 años

El artista estadounidense que acercó la cultura de masas al arte llevándolo al extremo, es recordado hoy al cumplirse ocho décadas de su nacimiento.

Alejandra Zúñiga C.


06/08/2008 - 16:50

"La razón por la que pinto de este modo es porque quiero ser una máquina". De esta forma justificaba Andy Warhol (1928-1987) su estilo, aquel donde el objetivo buscado era la producción en serie del arte a través de serigrafías que repetían una y otra vez la misma imagen, minimizando el rol creador del autor y el aura única de la obra realizada.

Por años depreciado, especialmente por críticos y colegas, quienes llegaron incluso a catalogar sus obras como pretenciosas o, simplemente, productos de bromas pesadas, Warhol se paseó siempre por los límites, donde para él todo estaba sujeto a ser considerado arte; como Duchamp, una figura a la cual admiraba, quien años antes pasó por lo mismo con sus famosos ready mades.

Odiado o adorado, tanto su arte como su figura, las recciones que generó no se movieron nunca por finas o confusas divisiones. Para él, su trabajo era parte de una visión donde su propia imagen era parte de un personaje elegantemente construido alrededor de todo ello.

Porque el niño enfermizo que nació bajo el nombre de Andrew Warhola en Pittsburgh, hijo de un matrimonio de inmigrantes eslovacos, se convirtió en un verdadero ícono de la cultura popular, y se encuentra hoy reproducido hasta el infinito en poleras, tazas, afiches y discos. La máxima ironía de Warhol a la sociedad de masas: su rostro "a la venta" en cualquier rincón del mundo. Un producto de consumo más, al igual que las latas de sopas Campbell o las botellas de Coca Cola que logró enmarcar y colgar en las paredes de los museos.

Irónico e incómodo hasta consigo mismo, Andy Warhol, el artista que hizo de la explotación artística de la cultura pop una forma de vida, cumpliría hoy 80 años en medio del mayor éxito de su obra, que en forma constante se vende en subastas a elevados precios. Atrás quedaron las críticas a su trabajo por ser "comercial", como en su momento Jasper Johns, Roy Lichtenstein y Robert Rauschenberg lo calificaron por ganarse la vida con amistades famosas a las que retrataba, como lo hizo con Marilyn Monroe, Elvis Presley, Mick Jagger o Elizabeth Taylor, y con avisos publicitarios con los que incluso ganaba premios, a lo que se sumaban sus inicios como ilustrador y editor de revistas como Glamour, Vogue, Harper's Bazaar o Seventeen. Un universo que al mundo del arte no le caía en gracia.

A ello se suman sus experiencias en el cine, las que comienzan en 1963 cuando Warhol compra su primera cámara de 16 milímetros. Este es el mismo años en que el artista funda The Factory, el famoso estudio donde se reunían conocidos personajes del underground neoyorquino, como los músicos de Velvet Underground, de quien Warhol fue manager en sus primeros discos. En aquel lugar suceden muchas de las cotidianas y naturales escenas que en un inicio filma. Sin guiones ni estructuras previas crea Sleep (1963) donde rueda durante seis horas a un hombre durmiendo, o Empire (1965), en la cual se limita a una toma inmóvil del rascacielos del Empire State durante ocho horas. Es sólo la necesidad de registro que lo hace captar minimalistas cuadros de "naturalismo exgareado", como las llamaba Paul Morrisey, eterno colaborador de Warhol y con quien co-dirigió su mayor éxito cinematográfico, Chelsea Girls (1966).

CELEBRACIONES
Uno de los homenajes dedicados a su figura se realizará en Chile, en el marco del Festival Internacional de Cine Santiago (Sanfic) que dedicará su sección Shoot the Shooter, donde se homenajea a un artista o movimiento trascendental, a Andy Warhol, a través de las presentación de tres cintas, un documental y dos cortometrajes realizados entre los años 1965-66 por Danny Williams y en los cuales se exhibe el entorno del artista en su estudio.

De igual forma, se presentará el documental A Walk Into the Sea: Danny Williams and the Warhol Factory (Una Caminata en el Mar: Danny Williams y la Fábrica de Warhol), que retrata la vida del desconocido cineasta, amante y colaborador del artista, en un intento de su sobrina, Esther Robinson, de hacerle justicia con esta cinta. La realizadora además se encontrará presente en la exhibición.

Otra de las conmemoraciones del artista se realizarán en los Museos de Arte Moderno que llevan su nombre, uno en Pittsburgh, que es la institución que alberga más obras del autor en el mundo, y el de Medzilaborce, una pequeña ciudad de Eslovaquia, el cual inaugura hoy una gran exposición dedicada al ícono pop.

Se trata de 60 nuevas obras que se suman a la colección permanente del museo creado no sin polémicas en 1991 bajo el alero de la familia del artista y el Ministerio de Cultura eslovaco. Esto, ya que durante el regimen comunista de Checoslovaquia el artista era censurado por su condición homosexual y por considerársele propagandista del capitalismo.

Un cartel que al igual que muchos otros han caído con el paso del tiempo, elevando al singular y monosilábico hombre de melena albina y anteojos negros, al impensado sitio de "estrella" del arte.

EL DÍA