latercera.cl

22 de agosto de 2008

CULTURA

Trasladan piezas de escultura de Cristóbal Colón

Después de diez años en abandono, las piezas fueron trasladadas al puerto de Mayagüez, en Puerto Rico.

EFE


21/08/2008 - 14:06

Las 2.780 piezas de una monumental estatua del navegante Cristóbal Colón, abandonadas por una década en un descampado, fueron trasladadas al puerto de Mayagüez, donde la gigantesca escultura podría ser erigida después de un largo periplo desde Rusia.

Los gigantescos pedazos de la escultura, de bronce los que pertenecen al caparazón y de acero en su estructura interna, medirán algo más que la Estatua de la Libertad de Nueva York (151 pies) una vez armados.

El monumento llegó al pequeño municipio de Cataño, en la Bahía de San Juan, en 1998 tras las gestiones realizadas por el entonces alcalde del pueblo, Edwin Rivera Sierra, quien viajó hasta Rusia por las piezas y se gastó 2,4 millones de dólares del presupuesto municipal en su transporte, lo que creó gran controversia.

Durante los últimos diez años, las piezas estuvieron abandonadas y deteriorándose en un descampado de Cataño, donde la estatua no se pudo levantar porque su altura hubiera interferido el sobrevuelo de los aviones que llegan a uno de los aeropuertos de San Juan, el de Isla Grande.

El autor y donante de la obra, el escultor y arquitecto ruso Zurab Tseretelli, incluso se comprometió entonces a pagar el montaje, lo que no acababa por suceder mientras comenzaban las denuncias e investigaciones contra Rivera Sierra.

Finalmente, Tseretelli se presentó en Cataño recientemente para comprobar el estado de conservación de las piezas, trajo a Puerto Rico a su propio equipo de trabajo, que comenzaron a reparar las que estaban dañadas, y llegó a un acuerdo con la compañía Holland Group, que administra el puerto de Mayagüez, al oeste de la isla.

La vicepresidenta de esa compañía holandesa, Sari Méndez, explicó hoy a Efe que Tseretelli, de cualquier forma, sigue siendo el propietario de la obra y será él quien decida el destino final del monumento, aunque está comprometido con que sea en el oeste de Puerto Rico, muy probablemente en Mayagüez.

Méndez aseguró que desde la semana pasada todas las piezas se encuentran ya en el puerto de esa ciudad del occidente boricua, donde sus instalaciones permiten "trabajar las piezas una a una".

Sin entrar en los detalles contractuales entre Holland Group y el arquitecto ruso promotor de la Fundación Internacional de Moscú para la UNESCO y muy vinculado a las Naciones Unidas, para quien recauda fondos con las exposiciones de sus obras Méndez dijo que se están evaluando "muchos planes" para promocionar la escultura.

"Puerto Rico tiene mucha historia con Cristóbal Colón", insistió Méndez, quien confesó que los que trabajan en el proyecto se encuentran "excitados" ante la posibilidad real de que la estatua acabe siendo erigida e integre "cultura y educación" en un museo en su interior, entre otras posibilidades que se barajan.

Porque esta estatua "es más que una escultura, es una historia y es bien bonita", defendió Méndez, quien confía en que no haya "peros" del alcalde del pueblo donde finalmente Tseretelli decida levantarla para erigirse por el gran atractivo turístico que supondrá la obra.

Hace unos años, en una visita del Senado puertorriqueño se calculó que una vez levantada, la estatua recibiría el primer año a unos 500.000 turistas que podrían dejar unos 20 millones de dólares en entradas.

La escultura de Puerto Rico tiene una hermana en España, según las concibió el arquitecto ruso.

En 1995, Tseretelli donó a España la obra "El nacimiento de un nuevo hombre", que representa a Colón dentro de un huevo formado por las velas de las tres naves con las que llegó a América por primera vez.

Esa escultura fue inaugurada en el parque de San Jerónimo (Sevilla) por la infanta Elena de Borbón, hija de los Reyes de España.

Se cree que Colón, en su segundo viaje americano en 1493, entró a la entonces isla de Borikén, hoy Puerto Rico, por el pueblo de Aguada (noroeste), municipio en el que también podría ser levantado el monumento.

El alcalde de Aguada, Luis Alberto Echevarría, insiste en que dispone de unos terrenos adecuados para levantarla y que "la estatua tiene que estar por donde entró Colón para que abone el desarrollo económico y turístico en el pueblo y la periferia".

EL DÍA