latercera.cl

1 de septiembre de 2008

CULTURA

Günter Grass no descarta publicar un tercer libro autobiográfico

El escritor alemán presentó hoy Die Box, que cuenta la vida del autor desde la publicación de El Tambor de Hojalata hasta 1990.

DPA


31/08/2008 - 17:02

El escritor alemán Günter Grass no descarta completar su ciclo autobiográfico, que comenzó con Pelando la Cebolla y continuó con Die Box, que presentó hoy en Hamburgo, con un tercer libro que de cuenta del origen de sus libros y del proceso creativo que llevaron a ellos.

En Die Box, explicó Grass durante la presentación, ese era un tema que no cabía debido a la perspectiva narrativa escogida, donde la historia la cuentan sus hijos, pero señaló que había algo que había quedado latiendo en él y que "tal vez venga un tercer libro".

La presentación, en un repleto teatro Thalia de Hamburgo, estuvo precedida de gran expectación pues Grass no había concedido ninguna entrevista sobre este libro y la editorial Steidl incluso había sacado el volumen a las librerías antes de la fecha del embargo.

También la presentación giró en torno a Pelando la Cebolla, libro en el que Grass evoca críticamente su pasado de joven nazi y revela haber formado parte de las SS.

De hecho dos personas intentaron sabotear la presentación y, al comienzo del acto, desplegaron desde dos palcos dos afiches que mostraban a Grass vestido de soldado de III Reich y lo "saludaban" como instancia moral.

"Cincuenta años de prosa como cortina de humo", decían los afiches.

"¿Viven ustedes desde hace tanto tiempo?", les preguntó Grass sin perder la tranquilidad para luego invitarlos a sentarse y oir la lectura "supongo que habrá gente que ha venido al teatro a eso", dijo y esperar hasta el final para expresar su descontento.

Los dos revoltosos no siguieron las indicaciones de Grass por lo que fueron sacados del teatro mientras el escritor les decía que esperaba volver a verlos cuando volviera a leer partes de su libro en Hamburgo.

"Nunca soy tan preciso para reflejar la realidad como cuando miento", dijo Grass con una sonrisa irónica cuando se le señaló que en su libro pese al contenido autobiográfico abundaban los elementos propios de cuento de hadas.

Una cámara fotográfica que capta imágenes del pasado y del futuro así como de los deseos y los temores de la gente y una fotógrafa que al final termina ascendiendo al cielo en cuerpo y alma son sólo algunos de los elementos fantásticos del libro.

En todo caso, Grass recordó cómo para él el cuento de hadas había sido siempre algo que lo tentaba y donde su novela El Rodaballo es quizás el mejor ejemplo de un género que para el autor,  muchas veces reflejaba hondos dramas sociales.

El ejemplo que utilizó fue Hansel y Gretel, donde se expresa la hambruna a que llevó la guerra de los 30 años, con el consecuente canibalismo.

Grass reiteró hoy su desconfianza ante el género autobiográfico que sólo había logrado superar, en Pelando la Cebolla, con el recurso de la tercera persona y en Die Box poniendo la historia en boca de sus hijos a los que cambia el nombre.

Las nueves reuniones de los seis hijos y sus dos hijastros a través de los cuales se cuenta la vida del escritor desde la publicación de El Tambor de Hojalata hasta 1990 son inventadas, todo lo que dicen se lo puso el escritor en sus bocas, lo que al parecer algunos no tomaron del todo bien cuando leyeron la primera versión.

"Hubo conversaciones muy duras", admitió Grass, quien luego eliminó detalles que sus hijos no quería que contarán y corrigió además algunas cosas.

De momento, la crítica no es unánime con respecto al libro. Mientras la revista Der Spiegel ha calificado Die Box como el libro más flojo de Grass, la revista Focos lo considera el mejor que ha escrito.

"¿Y qué opinan ustedes?", pregunta la editorial Steidl en un anuncio publicado por varios periódicos en el que se da la dirección de una página web para que los lectores opinen.

En todo caso, otra vez el lanzamiento del libro de Grass se celebra como un acontecimiento y, como lo predijo melancólicamente Der Spiegel en su crítica, se venderá, independientemente de lo que diga la crítica literaria.

EL DÍA