latercera.cl

26 de septiembre de 2008

CULTURA

Andrés Waissbluth: "Donde hay matrimonio, hay crisis de pareja"

El director de 199 recetas para ser feliz, que se estrena hoy, cree que su filme identifica a todos y por eso tiene confianza en que le irá bien.

Jorge Letelier


25/09/2008 - 23:21

Tamara Garea, Pablo Macaya y Andrea García Huidobro.

Tamara Garea, Pablo Macaya y Andrea García Huidobro.

Con su segunda película, 199 recetas para ser feliz ya en salas, Andrés Waissbluth dejó los miedos atrás. "Mi receta es estrenar", dice calmado, porque la recepción de anteanoche durante la avant premiere de la cinta fue positiva. "Me tranquilicé ayer porque fue bien recibida. Uno sabe cuando la gente te dice que le gusta porque si, y cuando es de verdad", cuenta.

Y dice el director que hubo gente que lloró, que hubo mucha emoción. Pero a pesar de todo, no intenta alimentar muchas espectativas. "Trato de no plantearme ninguna", explica. El director cree que el filme va a tocar una fibra íntima por su propia sustancia, que explora en la crisis de pareja y cuestiones que son comunes a todas las personas: los conflictos de identidad o cómo nos enfrentamos a nuestras propias vidas.

"Yo diría que es una película íntima, pero no sé si contemplativa. Pero hay un hecho claro: donde hay un matrimonio, hay una crisis de pareja", sostiene. "El mismo título está haciendo directamente una mención, problemas sicológicos y de como nos enfrentamos a eso".

A cinco años de su debut con Los Debutantes, Waissbluth reconoce puntos en común pese al notorio cambio de tono. "Los Debutantes era visceral, muy ópera prima. Pero igual hay continuidad, como en la puesta en escena. Ambas son películas que le dan espacio a los actores y no tratan de mostrar lo bueno que filma el director", dice. Y prosigue: "hay temas como la hermandad, el rollo sexual, el uso del sonido ambiental".

La cinta rodada en Barcelona en el 2006, que alista su llegada a los festivales de Valdivia y Viña, se estrena mañana con 14 copias y su director asume que las condiciones de exhibición han cambiado y no para mejor. "Hoy se estrenan más películas que nunca y eso es muy bueno. Pero considerando que el estado es el principal productor de cine chileno, hay que saber cuál es la rentabilidad social de las películas si la gente no las ve", se pregunta. Y analiza que si bien el aporte estatal enfrentó el tema de la producción con éxito, ahora los tiempos demandan que se haga una reflexión en torno de cómo se puede enfrentar el tema de la distribución, considerando que cada vez menos películas acaparan mayores espacios en la cartelera. "Las políticas deben cambiarse, están hechas a la medida de otra época", concluye.