latercera.cl

11 de noviembre de 2008

CULTURA

Documentalista pasó 30 días alimentándose de comida cruda y orgánica

Opuesto a Super Size Me, que denunciaba la comida chatarra, Jenna Norwood bajó de peso, mejoró su vista, se llenó de energía y ganó premios en festivales.

Reuters


10/11/2008 - 18:02

Jenna Norwood es una escena de su filme.

Jenna Norwood es una escena de su filme.

En el 2006, el documental Super size me se hizo cargo de una verdad que todos sabían pero que nadie la había transformado en un ataque directo: que la comida "chatarra" perjudica seriamente la salud. Su director, actor y conejillo de indias, Norman Spurlock, enfermó gravemente, destrozó su higado y subió de peso.

Ahora, inspirada en el documental en el que se comía en el McDonalds durante 30 días seguidos, Jenna Norwood decidió hacer lo contrario y comer sólo alimentos crudos y orgánicos durante un mes y el resultado han sido un gran cambio en su estilo de vida...y una película.

Norwood, que vive en Florida, dijo que pensó qué pasaría si uno come sólo alimentos sanos durante un mes, y decidió intentarlo, dispuesta a meterse en un delgado traje de corista para Hallowen y con un equipo de rodaje siguiendo sus pasos durante ese tiempo.

¿El resultado? Una pérdida de peso de casi siete kilos, una mejoría de la visión, un mayor nivel de energía, y un documental titulado Supercharge Me! 30 Days Raw (que podría traducirse como ¡supercomprímeme! 30 días al natural), con el que ha ganado varios premios en festivales de cine independiente antes de su estreno en enero.

Norwood decidió seguir con su nuevo régimen después de 30 días y perder otros siete kilos, situándose en un peso de 55 kilos mientras la gente empieza a decirle que representa menos de los 42 años que tiene.

"Todo fue más allá de mis expectativas. Había sido vegetariana durante 26 años pero era una vegetariana malsana, comía mucha comida basura y alimentos procesados y siempre comiendo deprisa", dijo Norwood a Reuters en una entrevista telefónica.

"Esto ha supuesto un cambio absoluto y completo para mí", apuntó.

Desde que llevó a cabo su experiencia de un mes de comida cruda hace tres años, Norwood ha dejado su trabajo de relaciones públicas, finalizó su documental, ha creado una cadena de comida cruda, y ha abierto dos restaurantes de alimentos naturales en Sarasota, Florida.

Norwood dice que sigue comiendo principalmente alimentos crudos y que sus restaurantes sirven comida natural y deshidratada, retirando el agua de los alimentos colocando aire caliente sobre ellos durante horas.

"Los alimentos expuestos a poco calor durante un período prolongado de tiempo pueden dar texturas y sabores muy diferentes", dijo.

Norwood indicó que comer crudo no tiene por qué ser aburrido. El vino es destilado pero no fermentado y se puede conseguir comiendo chocolate crudo.

"Si no fuera por el chocolate crudo, no sé si podría hacerlo. Hacemos brownies de chocolate crudo y trufas con lo que se puede conseguir toda la satisfacción que uno desee", apuntó.