latercera.cl

1 de junio de 2008

ESPECTÁCULOS

Jorge Drexler, el alquimista del sonido

El cantautor uruguayo se presentó ante un teatro Caupolicán lleno, y brindó lo mejor de último trabajo Cara B.

Cristián A. Hernández


31/05/2008 - 03:01

Decir que Jorge Drexler sabe mezclar con maestría el simple sonido de sus acordes de guitarra, con efectos electrónicos, sería ser injustos con un artista que envuelve a su público con conversación, silencios y juegos.

Un Teatro Caupolicán lleno, con 3 mil personas que sólo querían escucharlo fue el marco perfecto para que Drexler hiciera gala de su profesión de médico en el escenario, examinando con delicadeza a su público y administrando como medicina sus éxitos.

A las 21:05 salió al escenario, abriendo el show con Brisa de Mar, desatando de inmediato el coro multitudinario que lo acompañó durante las más de 2 horas que duró su actuación.

Drexler mezcló con perfección de alquimista todos y cada uno de los ingredientes de su show, pasando por la energía de un tema como Polvo de estrellas, quizás la mejor canción de Cara B, alternando con una conversación permanente con el público y jugando a tocar los temas que la gente le pedía.

Su primera despedida fue sólo un bis muy bien ensayado, para dar paso a un bloque de 3 canciones, siendo acompañada en una de ella por el brasileño Paulino Moska y el chileno Nano Stern.

Más tarde, la segunda salida fue la despedida definitiva. Pero la noche estaba encendida y el público no se conformaría con poco. Drexler debió salir a despedirse nuevamente, pero esta vez, sólo con sus manos.

Un espectáculo que responde la interrogante que el propio cantautor instaló a su llegada al país sobre el cariño que Chile le otorga, a pesar de no ser un súper ventas. Simplemente Jorge Drexler tiene la fórmula perfecta para, cuan alquimista, crear la esencia que mantiene la unión entre su trabajo y su público.

EL DÍA