latercera.cl

4 de agosto de 2008

ESPECTÁCULOS

Díaz se margina de crisis de Neira y el futbolista inicia terapia

La modelo partió a La Serena evadiendo el tema. Y su ex marido fue separado del plantel como medida disciplinaria por trasnoche en discoteca y visitará un sicólogo.

Cristián Farías y Paloma Eichin


02/08/2008 - 10:31

No quiere opinar del tema. Ni intervenir. Porque Pamela Díaz se marginó absolutamente de la crisis que sufre el futbolista Manuel Neira tras su separación matrimonial. El jueves, cuando el deportista no asistió a entrenar por la depresión que enfrenta, la modelo siguió su agenda. Fue a una sesión de fotos en su peluquería y luego llegó al club nocturno Passapoga para ensayar el baile de la barra. Y ayer partió a La Serena junto a su padre, para participar en las funciones del show revisteril de Ernesto Belloni ("Che Copete").

Seguida por la prensa del corazón, Díaz mantuvo silencio e incluso pidió ayuda a TVN, en donde ensaya para el nuevo estelar de patinaje, para salir sin que los matinales de farándula pudieran preguntarle por su ex esposo.

La bailarina no contesta los mensajes sobre el asunto y ha dicho a personas cercanas que prefieren mantener su nombre en reserva por lo delicado del problema que "con lo que pasó cuando estuvo casada con Manuel tuvo suficiente problemas y ya no quiere verse involucrada en los escándalos de Manuel. Se aburrió. No quiere saber más de ese tipo de situaciones".

Y a pesar de que en un noticieron de Chilevisión, Gloria Neira, hermana del deportista, aseguró que él "ama a Pamela", ella prefiere alejarse del dolor de su ex pareja.

NEIRA INICIA TERAPIA
Los malos días no paran para Neira. Luego de una madrugada en la discoteca Costa Varúa el jueves no fue capaz de levantarse y asistir a las prácticas. Por eso ayer fue separado de la Unión Española, junto a tres jugadores más, como medida disciplinaria porque faltaron a los entrenamientos.

Además, el futbolista no puede superar el sufrimiento y comenzará un tratamiento médico. "Manuel está en casa con mi mamá. Tiene que ir al sicólogo y empezar una terapia", cuenta Daniel, el hermano del jugador que no puede olvidar a su ex mujer.

EL DÍA