latercera.cl

27 de agosto de 2008

ESPECTÁCULOS

Nace un nuevo trastorno alimenticio de mano de las famosas

Esta nueva enfermedad es una combinación de anorexia, bulimia y alcohol, y afectaría a celebridades como Victoria Beckham o Lindsay Lohan.


26/08/2008 - 14:00

Un nuevo trastorno alimenticio se suma a las ya tristemente populares anorexia y bulimia. Se trata de la ebriorexia, una enfermedad que se está convirtiendo en moda entre las famosas, con la consiguiente preocupación entre los especialistas, ya que temen que las jóvenes puedan empezar a imitar esta conducta.

Los ebrioréxicos no quieren comer para compensar las calorías que el alcohol aporta. La ebriorexia es un fenómeno relativamente nuevo, y como la anorexia, amenaza principalmente en mujeres a partir de los dieciocho años. Se trata de un desorden caracterizado por una conjugación de diferentes conductas, no comer sometiéndose a una abstinencia alimenticia voluntaria, realizar un atracón y posteriormente provocar el vómito y como tónica dominante en ambas conductas, abusar de las bebidas alcohólicas, es una combinación de anorexia, bulimia y alcohol.

Los denominados ebrioréxicos no quieren comer para poder compensar las calorías que el alcohol aporta, se podría decir que el término describe a las personas alcohólicas anoréxicas o bulímicas. El alcohol básicamente es la única fuente de calorías con la que se sustentan, aunque existen casos de mayor gravedad en los que el alcohol es sustituido por drogas como las metanfetaminas con la única finalidad de inhibir el hambre.

Los trastornos de la comida se ven cada vez más asociados al abuso de drogas y alcohol, algunos expertos médicos aseguran que la obsesión por estar delgado, la creciente aceptación social sobre el consumo de drogas y bebidas alcohólicas, se combina con la moda de las rehabilitaciones, un peligroso cóctel responsable del aumento de la nueva enfermedad.

Entre las famosas a las que se ha relacionado con la ebriorexia destaca Victoria Beckham quien ha sido captada por los objetivos de los paparazzis en múltiples ocasiones a la salida de discotecas visiblemente ebria. Sin embargo, hace tiempo, Victoria Beckham afirmó que intentaba combatir su delgadez -ya que según ella la comida no le engordaba- bebiendo alcohol para meter más calorías en su cuerpo.

Su testimonio no pasó inadvertido y creó escuela en otras celebridades de Hollywood, tal es el caso de Lindsay Lohan quien admitió que padecía anorexia desde hace tiempo. Apenas ocho meses después, Lohan seguía extremadamente delgada mientras su madre admitía que la joven tenía problemas con el alcohol.En noviembre de 2007, se la pudo ver en una discoteca tomando vodka con píldoras para adelgazar.

La ebriorexia también ha causado estragos en otras jóvenes estrellas como Tara Reid -a la que se le ha visto ebria en numerosas ocasiones- y Misha Burton y en las clínicas más prestigiosas de desintoxicación ya proponen tratamientos para combatir la ebriorexia.

 

EL DÍA